Home OTRAS Alexander Fleming un médico de guerra

Alexander Fleming un médico de guerra

Alexander Fleming
Alexander Fleming

Decir en cualquier lugar Alexander Fleming inmediato llega a nuestra mente la penicilina. Sin embargo este no ha sido el único descubrimiento que hizo este científico.

Su infancia transcurrió en Escocia, junto a sus siete hermanos. Dedico los primeros años de su vida a conocer de la naturaleza, el cultivo y las cosechas. Pronto se alisto al ejército, donde aprendió de tiro y natación.

Esta práctica lo llevó hasta la de la Segunda Guerra de los Boers, entre el Reino Unido y sus colonias en el sur de África. Aquí no participó en el frente pero si fortaleció la práctica de tito y natación.

Posteriormente se matriculo junto a su hermano, para formar parte de la Escuela de Medicina de Santa María, Universidad de Londres. Pero su aspiración era el estudio bacteriano.

También puedes leer: Alan Turing padre de la informática moderna

Alexander Fleming descubrió la penicilina 

Alexander Fleming

Viendo todo lo que ocurría a su alrededor, y como personas con infecciones simples morían. Todo ello por la falta de un fármaco eficaz. Inició sus estudios para descubrir algo que ayudará.

No centro sus estudios en la penicilina, ni siquiera se lo imaginaba. Pero el desorden de su laboratorio lo llevó a descubrirla. Entre unos trastes sucios y varios vidrios, noto la presencia de un hongo capaz de matar las bacterias.

A partir de allí baso sus estudios en ese hongo, que resultó ser la penicilina. Aunque desde el principio su investigación  era efectiva, no fue hasta años después cuando fue tomada en cuenta.

En 1929 publicó un artículo de las investigaciones en el British Journal of Experimental Pathology. El cual fue reprochado por algunos y aceptados por otros.

Sin embargo, terminada la Segunda Guerra Mundial, fue cuando el auge del antibiótico salió a la palestra pública. Los encargados de profundizar la investigación fueron Ernst B. Chain y Sir Howard Florey.

Junto a estos investigadores Alexander Fleming logró mostrar la eficiencia de su descubrimiento. Por lo que fueron merecedores del premio Nobel de Medicina en 1944.

También puedes leer: 

Inspírate con la historia de William Kamkwamba

 

Salir de la versión móvil