Home CIENCIA ASTRONOMIA Atmósfera Terrestre: más grande de lo creíamos

Atmósfera Terrestre: más grande de lo creíamos

La atmósfera es más grande de lo que creíamos
La verdadera extensión de la atmósfera, de descubrió por unos datos almacenados en SOHO. Imagen vía freepik.es

¿Sabías que la atmósfera es más grande de lo que creíamos?

Recientemente, se descubrió que la atmósfera de la Tierra es más grande de lo que todos pensábamos. Gracias a un artículo publicado en la sección Space Physics de la revista Journal of Geophysical se descubrieron varias cosas interesantes sobre nuestro planeta.

El dato que más llama la atención es que la atmósfera se extiende mucho más allá de los límites de la Tierra, es casi el doble de grande que la distancia que existe de la Luna al planeta. Hasta que este estudio fue publicado se creía que la extensión que tenía la atmósfera terrestre era de 15.5 veces el diámetro de la Tierra pero, en realidad, es de 50 veces ese diámetro.

¿Qué es la atmósfera terrestre y cuáles son sus capas?

La atmósfera, verdaderamente, es más grande de lo que creíamos, tanto que la Luna, en su recorrido alrededor de la Tierra, vuela a través de la atmósfera a una distancia de 384.400 kilómetros. Imagen vía freepik.es

La atmósfera terrestre, es una capa gaseosa que cubre todo el diámetro de la Tierra. Es la capa más externa y menos densa del planeta, conformada por varios tipos de gases que se distribuyen a lo largo de toda su extensión a diferentes alturas.

Gracias a la atmósfera, o también conocida como “aire”, la radiación que emite el Sol (los rayos UV) y los meteoritos u otros cuerpos extraños no traspasan la capa de ozono, por lo que los habitantes del planeta estamos protegidos.

Está conformada por 5 capas que mencionaremos a continuación en orden ascendente desde lo que conocemos como cielo y hacia el espacio exterior:

  • Troposfera: es la primera capa y la más cercana a la superficie de la Tierra.
  • Estratosfera: es la siguiente capa a la Troposfera de unos 30 a 35 kilómetros de espesor.
  • Mesosfera: es la capa que desintegra los meteoritos y los convierte en lo que llamamos “estrellas fugaces”. Tiene hasta 30 kilómetros de espesor.
  • Ionósfera o termosfera: es la capa donde se generan las auroras boreales y donde se establecen los transbordadores espaciales. Tiene un espesor de 500 a 1000 kilómetros.
  • Exósfera: es la última capa de la atmósfera. Tiene un espesor infinito ya que se ubica entre la ionósfera y el espacio exterior.

¿Cuál es la verdadera extensión de la atmósfera?

La verdadera extensión de la atmósfera, de descubrió por unos datos almacenados en SOHO (siglas en inglés del Observatorio Solar y Heliosférico de la ESA y la NASA), desde 1996 -1998 hasta la actualidad.

Igor Baliukin, el científico ruso del Instituto de Investigación Espacial de ese país, fue el autor principal del artículo y quien hizo el descubrimiento de estos datos.

SOHO, mantuvo almacenada la información todo este tiempo en donde se determinó que la exósfera, conocida como la nube de hidrógeno neutro que recorre la parte externa del planeta, se extendía hasta 630.000 kilómetros, lo que equivale a 50 veces el diámetro de la Tierra.

En el pasado, se estableció que el límite era de 200.000 kilómetros, es decir, 15.5 veces el diámetro de la Tierra, lo que después de este estudio quedó demostrado como falso.

Esta nueva información permite concluir que la atmósfera, verdaderamente, es más grande de lo que creíamos, tanto que la Luna, en su recorrido alrededor de la Tierra, vuela a través de la atmósfera a una distancia de 384.400 kilómetros.

Estudios realizados y descubrimientos

Para hacer este descubrimiento, SOHO utilizó todo un equipamiento profesional para comprobar la teoría. Valiéndose de los sensores del instrumento SWAN, determinaron qué tan lejos se encuentra la luz Lyman-alfa que se origina en la Geocorona, una zona de nubes de átomo de hidrógeno neutro que pueden absorber y emitir la luz solar ultravioleta reflejada en su superficie. A su vez, esto permitió calcular la distancia real de la atmósfera y fue decisivo para comprobar el estudio.

Las comprobaciones se hicieron durante determinadas épocas del año, solo cuando los sensores del instrumento SWAN podían visualizar la Geocorona y el planeta. La principal razón, es que los planetas como la Tierra, Venus y Marte tienen hidrógeno en sus exósferas lo que genera vapor de agua y dificulta este tipo de investigación.

Adicional a la información relacionada a la atmósfera terrestre, se detectó que, en el lado diurno de la Tierra, se crea una región de mayor densidad por la luz solar que comprime los átomos de hidrógeno en la Geocorona. Mientras que, en el lado nocturno, la densidad es mucho menor.

Esto develo que la densidad puede ser un obstáculo y puede complicar la realización de estudios astronómicos en la órbita lunar. Dato que los expertos deben tener en cuenta en el futuro.

Toda esta información estuvo más de dos décadas almacenada en un solo lugar, en SOHO. Para los científicos, esto tiene un gran valor porque resulta increíble lo muy eficiente que fue el instrumento en su momento al descubrir algo tan importante y, además, que fuese capaz de guardar todos esos datos durante mucho tiempo.

Debido a esto, la nueva ciencia puede agregar un descubrimiento más en su historial y avanzar en su labor.

También podría interesarte: 5 curiosidades sobre los neumáticos que deberías conocer

Salir de la versión móvil