Beneficios del uso de la mascarilla según la ciencia

beneficios del uso de la mascarilla según la ciencia

Estamos a punto de cumplir un año desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara al COVID-19 como pandemia mundial; mucho se ha aprendido en todo este tiempo, los esfuerzos han sido inmensos para contener y combatir al coronavirus, a tal punto de desarrollar una vacuna efectiva en tiempo récord. Sin embargo, pese a la entereza de la sociedad, este virus ha sabido cómo derrotarnos; al sol de hoy ya superamos los 100 millones de infectados, con más de 2 millones de víctimas. Si bien es cierto, la vacuna ya está aquí, cientos de países empezaron la distribución masiva, todavía debemos seguir cuidándonos individualmente. En tal sentido, hemos preparado este artículo para mostrarte los beneficios del uso de la mascarilla según la ciencia. 

Como bien sabemos, el Covid trajo consigo un montón de cambios en la sociedad; el distanciamiento social, las cuarentenas, el lavado de manos constante y por supuesto, el uso de la mascarilla en todo momento. La verdad es que todas esas modificaciones en la cotidianeidad, irrumpieron de forma brusca, y es tan así que muchas personas todavía están renuentes de adaptar estas medidas.

Algunos creen que, es una manera de someterlos a un supuesto nuevo orden mundial, a otros tan solo les molesta, principalmente el uso de la mascarilla. Y siento honestos, es realmente incomodo llevar prácticamente todo el día este elemento en nuestros rostros. El dolor en las orejas por la tira de la mascarilla, el calor que nos puede llegar a producir (en verano por supuesto), y la sensación de «sofoco», es una de las excusas que algunos ponen para usar la mascarilla. 

Desafortunadamente para los que se niegan al uso de la mascarilla, hasta el momento es el arma más potente que tenemos contra el coronavirus. La ciencia ha demostrado, en múltiples ocasiones que, el correcto uso de la mascarilla puede protegernos hasta un 96%.

La mascarilla es la principal defensa contra los aerosoles

Se ha demostrado en innumerables estudios que, los aerosoles son la mayor fuente de contagio del COVID-19. Como bien sabemos, cada vez que hablamos, gritamos, respiramos, estornudamos y tosemos, soltamos microgotas respiratorias, que al entrar en contacto con el aire que nos rodea, se forma un aerosol. Este montón de micropartículas quedan mucho más tiempo en el aire que una gota de saliva, por lo que una persona enferma puede contagiar a muchas otras con tan solo hablar.

De acuerdo a las investigaciones que se han realizado, se ha demostrado que el ARN del virus que se encuentra en las micropartículas en forma de aerosol, es totalmente viable, incluso hasta por 3 horas. Por lo que una persona sana podría contagiarse rápidamente tan solo con respirar. Probablemente, esta sea una de las principales razones por la cual el coronavirus se ha propagando tanto y tan rápido. 

Es allí donde las mascarillas toman papel protagónico en esta historia. Son nuestro principal medio de defensa contra los aerosoles, y contra el virus en general. De acuerdo a estudios recientes realizados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), las mascarillas nos proporcionan un 96% de protección contra el COVID-19, siempre que se use de forma correcta y ambas personas la utilicen. 

La ciencia se ha encargado de demostrar que, el uso de las mascarillas es nuestra arma más eficaz, o si bien nuestro medio de defensa más efectivo para la prevención del Covid a través de los aerosoles. Estas nos protegen de diversas maneras. En primera instancia, para los portadores es un mecanismo necesario para evitar diseminar la enfermedad, ya que estas capturan tanto las gotitas respiratorias como las segregaciones nasales, disminuyendo la posibilidad que lleguen a otra persona. 

Por otro lado, disminuyen la posibilidad que alguna de las micropartículas expulsadas por algún infectado, entren en contacto directo con las mucosas de una persona sana. No obstante, es preciso tomar en cuenta que la efectividad de las mascarillas, dependerá primero del material de fabricación, siendo unos más efectivos que otros; segundo, si el usuario las tiene correctamente colocadas, cubriendo de manera efectiva tanto la boca como la nariz. 

Beneficios del uso de la mascarilla según la ciencia

Como hemos visto hasta ahora, las mascarillas son una herramienta indispensable para la protección contra el coronavirus. Queramos o no, estas se han vuelto parte de nuestra cotidianidad, es tan así que, diversas marcas de ropa a nivel mundial, han sacado su línea de mascarillas a la «moda».

No obstante, aún para los detractores de estas, que desafortunadamente todavía son muchos, hemos de comentarles que usar mascarillas por la calle y en espacios cerrados, nos protegen de muchas cosas más. Y es que los beneficios del uso de la mascarilla según la ciencia van más allá de solo protegernos del COVID-19. 

  1. Disminuye el riesgo de contraer un resfriado: en épocas de frío, bien sea en inverno o parte de otoño, son ideales para proteger nuestra nariz y boca, por lo que se reducirá enormemente de tomar un resfriado o un catarro.
  2. Nos protege contra el virus de la gripe o de la influenza:  hemos de recordar que el Covid, no es el único virus que nos azota, la gripe o la influenza llevan mucho tiempo con nosotros, inclusive con los enormes avances de la ciencia, todavía nos afecta. El hecho es que, la mascarilla también nos protege de contraer alguna de estas enfermedades.
  3. Es un excelente medio de protección para las personas con alergias respiratorias: como debemos saber, las partículas que producen alergias respiratorias (polvo, moho, pelo de mascotas, etc), están presentes en el aire prácticamente todo el año, aunque hay ciertas épocas como en la primavera, estas se acrecientan debido a la mayor precedencia de polen en el aire. Con las mascarillas, evitaremos que todos esos alérgenos aéreos, ingresen a nuestras mucosas evitando que se nos produzcan esas molestas alergias.
  4. A través de las mascarillas respiramos un aire más limpio: aunque cueste creerlo, de acuerdo a Germán Peces Barca, quien es vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, afirma que la mascarilla puede filtrar algunas partículas contaminantes, por lo que al momento de respirar inhalaremos un aire más limpio. 

¿Cómo usar la mascarilla correctamente?

el uso correcto de las mascarillas según la CDC
Usar correctamente la mascarilla reducirá el riesgo de contagiarnos un 96%

Como bien hemos comentado en líneas anteriores, de nada sirve usar la mascarilla si no lo hacemos de forma correcta. De hecho, es totalmente contraproducente, ya que se están invirtiendo grandes cantidades de recursos en la fabricación de estas para no darles un uso adecuado. Adicionalmente, estas funcionan mucho mejor cuando la comunidad entera las usa debidamente. 

Para usarlas correctamente, primero que debemos tener en cuenta es que, al elegir una mascarilla debe ajustarse correctamente al rostro, de tal forma que no haya posibilidad que no salgan ni entren aerosoles. Además, mientras más capas tenga, el filtrado del aire será mucho más efectivo y también evitará que las gotas respiratorias entren o salgan. 

Al colocarnos la mascarilla, esta debe ajustar firmemente la nariz, boca y mentón. Con la mano, podemos verificar tocando cada uno de los bordes externos, para cerciorarnos que no haya espacios abiertos. Por otro lado, no debemos verificar que no fluya aire desde el área cerca de los ojos o desde los lados de la mascarilla. 

De acuerdo al CDC, una forma eficaz de darnos cuenta que está bien colocada, es que sentiremos que ingresa aire caliente por el frente de la mascarilla, y probablemente podrá ver que el material de esta, se mueva hacia dentro y hacia afuera, según sea la respiración.

Según estimaciones de las autoridades sanitarias en el mundo, se espera que este último año haya una menor incidencia de gripes, gracias a la protección de las mascarillas. Como hemos visto, los beneficios del uso de la mascarilla según son realmente importantes, a tal punto de mejorar nuestra salud y calidad de vida. La sociedad en general, debe entender la mascarilla como un elemento de protección individual y su uso, debería terminar cuando se acabe la pandemia, sino que debería seguir siendo parte de nuestra cotidianidad. 

También te puede interesar: Radar Covid: Todo lo que debemos saber

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"