Home MECÁNICA AUTOMOTRIZ Lo que debes tomar en cuenta para homologar reformas en motocicletas

Lo que debes tomar en cuenta para homologar reformas en motocicletas

homologar reformas en motocicletas
Homologar las reformas de una motocicleta, será de vital necesidad para que este pueda seguir circulando de manera regular. Imagen vía Freepik.es

Para todo buen amante de las motocicletas, poder presumir de un ejemplar totalmente único, que resalte entre tantas, inclusive hasta que sea “más veloz” o más eficiente que otros modelos similares, es prácticamente una necesidad vital. Razón por la cual, muchos moteros acuden a talleres especializados para solicitar algunas reformas.

Tales reformas o modificaciones pueden ser de aspecto tan simples como el color, el tipo de asiento o luz, a algo mucho más complejo, que requiera incluso cambios en la estructura y en el funcionamiento en general.

Ahora bien, por más mínima que sea la modificación que se le practique a estos vehículos de dos ruedas, sus repercusiones en cuanto a funcionamiento e incluso desde el punto de vista legal, pueden ser muchos. Y es que, al modificar una característica, también se corre el riesgo de cambiar notablemente el comportamiento de la misma, haciendo que las especificaciones de fábrica queden totalmente en el olvido.

En este sentido, es preciso tener en cuenta que, ante cualquier alteración que reciba una moto, probablemente debas pasar por la legislación encargada de regular las reformas practicadas a los vehículos. Y, para hacerte un poco más fácil el proceso, en este artículo te contaremos algunos prácticos consejos para homologar reformas en motocicletas.

¿Qué es una reforma para motocicletas?

Ante cualquier modificación evidente de forma, color o estructura, una moto debe pasar por la legislación encargada de regular las reformas de vehículos. Imagen vía Freepik.es

Muchas personas desconocen el hecho de que, al igual que las viviendas, los vehículos pueden reformarse y modificarse en función de la necesidad de cada usuario. Principalmente se hace por estética, pero también para mayor comodidad, seguridad o rendimiento.

El hecho es que, como estamos modificando un bien que está registrado legalmente con características tanto mecánicas como físicas, es decir, de fábrica, su alteración puede que tengan algunas consecuencias legales que debemos tener en cuenta.

No obstante, las modificaciones o reformas de importancia harán que la motocicleta se convierta un modelo único, por lo que necesitará una nueva homologación.

Algunas de las reformas para motocicletas más comunes son:

  • Dispositivos de alumbrado y señalización
  • Sistema de trasmisión, suspensión y dirección
  • Modificaciones en la carrocería: forma, color, accesorios
  • Frenos y unidad motriz
  • Identificación 

¿Qué reformas requieren homologación?

Como hemos venido comentando, homologar una moto Café Racer o cualquier otro tipo de vehículo de dos ruedas será de vital necesidad para que este pueda seguir circulando de manera regular. Y es que, de acuerdo al Real Decreto 866/2010; toda modificación, sustitución, actuación, incorporación o supresión realizada después de su matriculación, necesitará ser homologada. 

Para esto, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, conjuntamente con otros organismos competentes en materia de ITV, han desarrollado el Manual de Reformas de Vehículos. Donde estará toda la documentación necesaria, descripciones sobre las reformas tipificadas y demás elementos para poder llevar a cabo una reforma bajo los criterios exigidos por Ley.  

Es así que, es totalmente necesario antes de realizar cualquiera alteración a una motocicleta acudir a los especialistas; en primera instancia ir a un taller reconocido que nos pueda garantizar que las modificaciones realizadas, podrán ser posteriormente homologadas.

Seguidamente, podemos asesorarnos con un especialista en ITV, quienes de además de ayudarnos a elegir las modificaciones permitidas, también sabrán hilar nuestras ideas por el buen camino. No obstante, siempre debemos tener a mano el Manual de Reformas de Vehículos, para socavar cualquier duda que tengamos.  

Recordemos que, es de total obligación homologar las reformas en motocicletas, ya que sin esto, no se tendrá permitido circular con ellas, pudiendo incluso incurrir en un delito. 

Las reformas que sí requieren homologación son las siguientes:

  • Cambiar el manillar por uno con dimensiones diferentes
  • Reemplazar los espejos retrovisores por otros con un modelo distinto
  • Cambiar la posición de la placa de la matrícula
  • Modificar el tubo de escape por versiones con cuatro o dos aperturas
  • Variación en la salida del tubo de escape
  • Sustituir de las unidades de mando de inyección
  • Mover o adicionar los tanques o depósitos de combustible
  • Realizar adaptaciones en el tipo de llantas, neumáticos y frenos con discos de mayor diámetro
  • Remover, sustituir o modificación del asidero para el pasajero
  • Incorporación de caballete
  • Sustitución o modificación del velocímetro
  • Modificación de las luces y de las intermitentes

La verdad es que el listado de cambios que requieren homologación es prácticamente interminable. Además, continuamente se están realizando modificaciones a la ley, añadiendo nuevos elementos. Por tanto, será de nuestra responsabilidad analizar correctamente las reformas que deseamos realizar para saber si son viables o no para el proceso de homologación. 

¿Cuáles son las reformas que no se pueden homologar?

Como ya mencionábamos, existe un listado prácticamente interminable de modificaciones homologables. Sin embargo, hay ciertas alteraciones que por más que queramos homologar, la ley no nos los permitirá y la moto básicamente quedará como una decoración más.

Las principales reformas que no se pueden homologar están ligadas directamente al chasis. Inicialmente, las reformas relacionadas con cortes en el chasis del vehículo no serán homologadas. No obstante, a lo denominado sub-chasis (aquello que está localizado bajo el asiento), sí se podrá modificar y homologar.  

Por otro lado, tampoco son homologables cualquier orilla cortante o que pueda sobresalir del vehículo, ya que se convertirían en un peligro inminente para cualquier otro usuario en la vía. 

Otro detalle a considerar, son los accesorios no homologados por el fabricante para circular, es decir, aquellos que no están marcados con el código CE. Por esa razón, debemos tener mucho cuidado al reemplazar faros, neumáticos, retrovisores e intermitentes. 

Evidentemente, anexar piezas con óxido ni realizar alguna reforma demasiado drástica, tampoco podrá ser homologado. 

¿Cómo homologar reformas en motocicletas?

La cantidad de reformas homologables que puede tener una motocicleta son mucha y se pueden verificar en el Manual de Reformas de Vehículos. Imagen vía Freepik.es

Como hemos visto hasta ahora, existen una gran cantidad de transformaciones diferentes, por lo que en función a la modificación, el proceso de homologación será quizás un tanto distinto. No obstante, siempre necesitaremos de una serie de documentos que nos permitirán homologar las reformas en nuestras motocicletas

  • Proyecto técnico: se trata de grupo de documentos realizados y firmados por un ingeniero competente, donde se plasmará el proyecto de modificación. En él se establecerán todas las características y valoraciones del trabajo realizado. Este tipo de documentos se solicitarán principalmente en las reformas más drásticas, que puedan afectar el peso, frenada y otros elementos de importancia en el funcionamiento del vehículo. 
  • Certificado final de la obra: generalmente este documento está ligado al anterior, aquí quedarán plasmadas todas las reformas realizadas en la motocicleta, incluyendo fotos y otros elementos de identificación del taller que efectuó la reforma. Además, será el documento que ofrece la conformidad del técnico de las obras. 
  • Informe de conformidad: probablemente sea el documento más importante en el proceso de homologación. Se trata de la documentación que acredita que las modificaciones realizadas en la motocicleta cumplen a cabalidad con las reglas tipificadas en el Anexo I y en el Manual de Reformas de Vehículos, por lo que cumple con todas las condiciones exigidas en cuanto a seguridad y a protección del ambiente. 
  • Certificado del taller: por último, pero no menos importante el certificado de taller también será necesario. Es un documento probatorio emitido por el taller donde se realizaron las modificaciones, certificando que el vehículo fue modificado en él. No obstante, en el caso de que las modificaciones sean realizadas por cuenta propia, de igual manera necesitarán que un taller las evalúe para que pueda emitir el documento. 

Como hemos visto, homologar reformas en motocicletas no es tarea compleja, sin embargo, es importante tener en cuenta que, además de la inversión que se realiza en las modificaciones, también es necesario pagar algunos costes para la homologación. En función del tipo de modificación, el precio variará empezando por unos 250 euros por algo simple, hasta los 1000 para casos más complejos.

Tambien podría interesarte: ¿Por qué elegir las cortinas de cristal como alternativa de cerramiento?

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"
Salir de la versión móvil