Home ARQUITECTURA Los mejores beneficios de tener una casa pasiva

Los mejores beneficios de tener una casa pasiva

beneficios de las casas pasivas
Una casa pasiva es una edificación eficiente que cuenta la certificación de sostenibilidad para edificaciones Passivhaus. Imagen vía e-ficiencia.com

¿Sabías que existe un modelo de casas que te permite ahorrar hasta un 80% del consumo energético sin dejar de disfrutar de un hogar totalmente cómodo, tecnológico y confortable? Se trata de las casas pasivas o viviendas pasivas, un modelo de edificación sostenible que nos ayudará a salir de este terrible atolladero ambiental, originado por nuestras acciones. En este artículo, queremos presentarte todos los beneficios de las casas pasivas, así como todos los detalles que rodean a este maravilloso proyecto alternativo.

La lucha para intentar disminuir el impacto ambiental de nuestras actividades cotidianas es constante y sin clemencia. El daño que hasta ahora hemos hecho parece irreparable, reflejado no solo en el cambio climático, sino también, en la cantidad de especies que pasan a la extinción día a día, así como los cientos de ecosistemas que dejarán de cumplir su noble función regulador.

El hecho es que, estamos llamados a enfocar esfuerzos para intentar disminuir la huella que estamos dejando en el planeta. Afortunadamente, poco a poco estamos tomando conciencia de manera generalizada y estamos aplicando las nuevas tecnologías no solo al servicio de la humanidad, sino también al servicio del planeta entero.

Conozcamos entonces, qué son las casas pasivas y cómo pueden ayudar al ambiente.

¿Qué es y cómo funciona una casa pasiva?

Veníamos comentando que, una casa pasiva es una edificación eficiente que cuenta la certificación de sostenibilidad para edificaciones Passivhaus. En viviendas, se busca principalmente disminuir el consumo energético hasta un 90% más que en cualquier construcción tradicional. Además, este tipo de viviendas están construidas especialmente para mantener un elevado confort sin importar las condiciones ambientales externas.

En anteriores oportunidades les hablamos de la certificación de origen alemán, la cual intenta crear entornos donde se aprovechen y se optimicen los recursos disponibles. En estos diseños, se toma muy en cuenta todas las condiciones físico-naturales del espacio, tales como: disponibilidad y orientación de la luz solar, promedio de horas de sombreo, ganancias de calor, ventilación, entre muchos otros factores que permiten realizar diseños con eficiencia energética y otorguen a los habitantes espacios totalmente confortables.

Por otro lado, este tipo de viviendas son construidas con recursos constructivos y tecnológicos totalmente sostenibles y vanguardistas, así que no solo se toma en cuenta las condiciones ambientales, sino también los recursos para construirla. Esto hace que, tanto como el procesos constructivo, como toda la vida útil de la vida esta no represente ningún problema para el ambiente.

¿Qué se necesita para tener una casa pasiva?

Las casas pasivas están especialmente diseñadas para llevar el consumo energético a niveles muy inferiores. Imagen vía e-ficiencia.com

Es importante mencionar que, puede que este tipo de construcciones a primera vista nos parezcan hipercomplejas y extremadamente caras, sin embargo, la verdad es que no se necesita invertir una fortuna para poder disfrutar de una vivienda pasiva.

Actualmente el valor de una vivienda pasiva sobre una tradicional no escala a más de un 15%, eso sí, tomando en cuenta situaciones de ubicación y tamaño similares. Además, de acuerdo a diversos estudios en solo 10 años podremos recuperar el costo adicional de la casa pasiva, gracias a lo ahorrado en energía.

De acuerdo a algunos autores, existen 6 criterios para construir una casa pasiva. A continuación los conoceremos en detalle:

Planificación y diseño

El primer paso para construir una vivienda pasiva es planificar un diseño inteligente y bioclimático. En líneas anteriores hablamos que, una de las características más importantes de las casas con certificación PassivHaus era la capacidad de aprovechar las características climáticas del entorno, para poder realizar un diseño óptimo, que brinde confort durante todo el año a sus habitantes.

En este sentido, uno de los factores que más se evalúa para el diseño, es la posición de la casa. Con esto, se determina desde qué punto se puede aprovechar la energía natural del sol durante todo el año, tanto para la iluminación como para el control de temperaturas. De tal manera, se necesitará mucha menos energía para mantener niveles agradables de temperatura y de iluminación, que con cualquier otro tipo de edificación tradicional.

Aislamiento térmico

Otro de los aspectos que se toman en cuenta para diseñar una casa pasiva es el aislamiento térmico. En este tipo de edificaciones se debe realizar un correcto aislamiento de baja transmitancia, evitando que haya pérdidas calóricas en invierno o en su defecto, que el calor entre en verano.

Para lograr esto, se usan estructuras térmicas entre los muros y cubiertas, haciendo que toda la edificación quede totalmente envuelta y mejore considerablemente sus condiciones térmicas durante todo el año.

Prevenir cualquier puente térmico en la estructura

El siguiente aspecto que se toma en cuenta para conseguir una vivienda pasiva es la prevención de puentes térmicos en la estructura. Para entenderlo mejor, los puentes térmicos son segmentos o piezas de la estructura que por una u otra razón permiten la pérdida de calor y el ingreso de agentes patógenos producto de la humedad.

Para evitar esto, se realizan termografías que detectan cualquier indicio de puente energético dentro de la vivienda.

Puertas y ventanas de calidad

Aunque mucha gente lo ignore, las puertas y ventanas son uno de los principales responsables de las pérdidas calóricas en una vivienda. En este caso, para lograr un aislamiento térmico correcto se debe poseer puertas y ventanas de calidad, que permitan una total hermeticidad.

Para esto, debemos usar ventanas de PVC con triple acristalamiento, con una correcta instalación, de esta manera evitar cualquier tipo de pérdida calórica. Adicionalmente, se deberán orientar tomando en cuenta la radiación solar, para que existan buenas prestaciones térmicas tanto en inverno como en verano.

Hermeticidad

Hablando de hermeticidad, es otro de los elementos de gran importancia para conseguir la certificación PassivHaus. Para ello, se debe trabajar para que todos los cerramientos de la edificación aseguren la estanqueidad, y por consiguiente el interior se mantenga totalmente hermético y libre de pérdidas calóricas.

Sistema de ventilación con recuperación energético

El último de los aspectos a tener en cuenta en una casa pasiva es contar con un sistema de ventilación mecánica que logre recuperar hasta el 90% de la energía que está dentro de la edificación. Este tipo de tecnología permite gozar de una vivienda ventilada y climatizada, sin necesidad de abrir puertas y ventanas.

Los mejores beneficios de las casas pasivas

Como hemos visto hasta ahora, las viviendas pasivas están diseñadas especialmente para llevar el consumo energético a niveles muy inferiores, por debajo de cualquier otra modelo de construcción. Si bien es cierto, la eficiencia energética es su principal virtud, la verdad es que los beneficios de las casas pasivas son muchos más.

A continuación, conoceremos en detalle los mejores beneficios de las casas pasivas:

1 – Reducción de la demanda energética

El primer punto es probablemente el más reconocido de todos, pero no es para menos, se trata del sistema con mayor eficiencia energética en viviendas. Una casa pasiva nos permite ahorrar hasta un 90% en consumo energético, en comparación a lo que consume una vivienda tradicional. A continuación lo veremos en detalle

De acuerdo a cifras del portal 20 minutos, una casa promedio puede gastar entre 1900 a 2100 euros al año en cuanto a energía destinada para climatización. Por su parte, una casa pasiva puede consumir alrededor de 200 a 300 euros de forma anual.

2 – Alcanza el verdadero confort térmico

Puede parecer mentira que una casa que consuma tan poca energía, pueda brindarle a sus habitantes altos niveles de confort térmico. Sin embargo, la calidad de construcción de las viviendas pasivas permiten poseer altos niveles de hermeticidad y aislamiento térmico, los cuales evitan que los habitantes sientan elevado calor o mucho frío.

Otro de los beneficios de las casas pasivas, es que los habitantes siempre disfrutarán de una sensación de confort, sin importar las inclemencias del ambiente. De hecho, de acuerdo a especialistas la temperatura promedio dentro de una vivienda pasiva es de 20 a 25 grados centígrados.

3 – Valen totalmente lo que cuestan

Bien dijimos que, las viviendas con certificación PassivHaus suelen costar un 15% más que una edificación tradicional. Para muchos, ese porcentaje adicional puede parecer exagerado e impagable, no obstante, a futuro será la mejor inversión que habrás hecho en tu vida.

Como vimos, anualmente el gasto energético de una vivienda pasiva es ínfimo a comparación de una tradicional, por lo que al cabo de unos 10 años ya habrás recuperado ese 15% adicional que invertiste en un inicio.

4 – Son un claro ejemplo de una vivienda sostenible con diseños de vanguardias

En el transcurso de este artículo, hemos hablado repetidamente de que este tipo de vivienda es tremendamente eficiente, ahora imagínate si le instalamos sistemas de alimentación energética alternativos. Esto sin lugar a dudas, la convertiría en una vivienda totalmente sostenible.

Por otro lado, son edificaciones construidas con materiales naturales de bajo impacto ambiental, por lo que no representan una amenaza para el lugar donde se construyen.

5 – Son saludables para los habitantes

Gracias al sistema de ventilación mecánica que poseen las casas pasivas, el aire que se respira en el interior es realmente limpio, el cual permite suministrar de aire limpio de forma continuada y extraer el aire ya viciado, con olores y contaminantes hacia el exterior. Esto asegura que toda la vivienda goce de una excelente calidad de aire interior. 

Sin duda alguna, se trata de una de las alternativas arquitectónicas de mayor importancia en los últimos años. Los beneficios de las casas pasivas representan sin duda, una gran solución a futuro para la gran cantidad de problemas ambientales que actualmente poseemos.

También podría interesarte: 5 beneficios de la limpieza láser en la industria

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"
Salir de la versión móvil