Home MECÁNICA AUTOMOTRIZ 5 razones para comprar un coche eléctrico en el 2021

5 razones para comprar un coche eléctrico en el 2021

La movilidad sostenible ya es una realidad en gran parte del mundo. Cientos de países se han avocado a establecer y promover alternativas al actual sistema de transporte tan contaminante e ineficaz. Sin duda alguna, la implementación de vehículos libre de carbono y de ruidos es una de las tantas alternativas que se están adoptando en diferentes latitudes del globo terráqueo. Es tal así que, las principales automotrices a nivel mundial están fabricando vehículos totalmente eléctricos, así como híbridos. En ese sentido, queremos mostrarte las mejores razones para comprar un coche eléctrico para que te sumes al movimiento mundial de la movilidad sostenible. 

Hoy en día, comprar un coche eléctrico es cada vez más fácil, debido al alza en la producción de este tipo de vehículos. En años anteriores, escasas casas fabricantes se decantaban por fabricarlos debido a la baja o nula demanda, y por sobre todo a la poca logística que disponían las grandes ciudades para la manutención de estos. El hecho es que, ahora casi todos los concesionarios distribuyen uno o más modelos con modalidad eléctrica. Esto, se ha visto reflejado en el territorio español, donde se estima que más de 20 mil coches eléctricos fueron vendidos en el año 2020, pese a los embates económicos producidos por la crisis del coronavirus.

Otro detalle que ha impulsado la venta de más coches en España es que cada día es más sencillo y asequible la manutención y recarga de los mismos. Sin embargo, todavía hay muchas dudas al respecto; desde el precio de cargar mi coche eléctrico, hasta dónde y cómo hacerlo. Al responder esas interrogantes, seguro te animas un poco más a dar el paso. Sin embargo, acá te daremos más razones para comprar un coche eléctrico, pero antes conozcamos un poco más sobre estas nuevas joyas automotrices.

¿Qué son y cómo funcionan los coches eléctricos?

Los coches eléctricos o vehículos eléctricos (EV) como su nombre lo índica, son impulsados gracias al poder de la energía eléctrica. El motor de estos vehículos tiene la capacidad de convertir la energía de batería en energía mecánica, lo que produce y permite el movimiento del mismo. Como sabemos, esta iniciativa está pensado para reducir prácticamente a 0 le emisión de gases de efecto invernadero producidos por la combustión de todos los vehículos automotores. Además, de eso la producción y transporte de la energía eléctrica es mucho más económica que cualquier tipo de energía fósil. 

Como comentamos en los párrafos introductorios, actualmente hay diferentes tipos de coches eléctricos, los cuales varían en función de la dinámica con que se recargan, entre otros detalles que a continuación, conoceremos. 

  • Híbrido: quizás sea uno de los más populares y vendidos a nivel mundial. Se trata de una variante que permite cambiar de modalidad eléctrica a con combustible, debido a que posee dos tipos de motores. Este tipo de autos, poseen un sistema de «frenada regenerativa» que recarga la batería del mismo sin necesidad de un tomacorriente o una fuente externa. 
  • Enchufable híbrido: se trata de una versión un tanto más «eficiente», ya que permite al conductor usar ambos sistemas al mismo tiempo. Por otro lado, tiene una autonomía en su batería de entre 25 a 50 km, y permite recargarlo enchufándolo a la red eléctrica. 
  • De extensión: los coches eléctricos de extensión también poseen dos motores, uno impulsado con combustible y el otro con electricidad. No obstante, la fuerza mecánica es producida por el motor eléctrico, por su parte el de combustión lo que hace es alimentar al motor eléctrico. Este modelo de coches también puede ser recargado a través de un tomacorriente. 
  • Eléctrico puro: se trata básicamente de los coches eléctricos convencionales, donde todo el mecanismo es completamente impulsado por el motor eléctrico. Como debemos imaginar, se recarga mediante un punto de conexión a la red eléctrica. En cuanto a la autonomía, variará en función al fabricante y al modelo del mismo; algunos pueden recorrer hasta 200 km y otros, pueden superar los 500 km. Lo importante de esto es que, gracias a los avances de la tecnología en materia de baterías y de sistema de recarga, cada vez estos coches son más duraderos.

Las mejores razones para comprar un coche eléctrico

Mucho se sabe de todas las bondades de los coches eléctricos en cuanto a lo ambiental, sin embargo, todavía hay muchas dudas sobre el funcionamiento y principalmente sobre la logística de la manutención. Como vimos, estos requieren necesidades especiales, cómo y dónde se recarga un coche eléctrico, el funcionamiento del motor no es algo que cualquier mecánico pueda comprender, y por supuesto, el recambio de piezas en caso de alguna falla o accidente. 

Quizás, estas dudas provocan que todavía muchas personas no quieran dar el paso hacia lo sostenible y se mantengan con coches comunes y corrientes. Para estos, acá 5 razones para comprar un coche eléctrico. 

1. El precio de la recarga de coches eléctrico es cada vez más competitivo

La diferencia de precios entre una recarga de gasolina y una carga eléctrica es realmente impresionante.

Para poder tener un panorama más claro, es necesario empezar conociendo la contraparte de la electricidad, en este caso la gasolina. Como sabemos, los precios de los combustibles fósiles fluctúan frecuentemente, sin embargo, podemos tener una idea clara de los precios y así poder realizar una comparación. El hecho es que, el litro de la gasolina se puede conseguir en un promedio de 1,40 euros, lo que se traduce en 112€ cada 1000 km recorridos.

Por su parte para los coches eléctricos, hay que decir que hay dos mecanismos para su recarga. Una, instalar un sistema de recarga en nuestros hogares, las cuales podrían rondar entre los 1000 a 1500 euros. Sí, evidentemente es un golpe realmente duro, no obstante, a la larga veremos los beneficios reflejados en nuestro bolsillo, de inmediato te explicamos el porqué. 

Es importante aclarar que, el precio de la factura de luz dependerá también de la tarifa que tengas contratada. Aun así, es posible promediar los precios de esta manera; aproximadamente la media hora de recarga te debería costar unos 0,06 euros el kWh, y para recorrer un total de 100 km, se necesita un promedio de 13 kWh, según el modelo del coche. Todo eso se traduce en que si deseas recargar una batería que dure 100 km de recorrido, no pagarás más de 0,8€ (unos 8 euros por cada 1000 km) ahí es donde empezaremos a agradecer tal inversión.

Si por el caso, necesitamos recargar por fuera, los precios también tienen una gran diferencia a los de la gasolina. Actualmente en las estaciones de servicios, los precios de recarga pueden variar entre 0,30 a 0,40 euros por kWh. Entonces, para recorrer 100 km, necesitaríamos unos 13 kWh lo que se traduce en 5,2€ en promedio, lo que sigue siendo mucho más barato que combustible (y este no contamina).

2. Cada día hay más puntos de carga para coches eléctrico

Como bien hemos mencionado, la tecnología se ha encargado que cada día sea más fácil encontrar un punto de carga de un EV. Estos, en función del tipo de coche eléctrico que sean, tendrán diferentes formas para realizar las recargas de sus baterías.

Actualmente existen 4 modos de recarga del EV, cada uno con características y modos de empleos distintos. Probablemente el modo de recarga tipo 2 sea el más habitual de todos, se trata del mecanismo de carga lenta que se realiza a menos de 16 Amperios hasta los 3,6 kW. Por otro lado, el modo tipo 3, es una forma semi-rápida compatible también con casi todos los coches eléctricos, en este método se usan entre 16 a 32 amperios, con un máximo de 22 kW.

En el caso del modo de recarga 4, es la que se implementa en puntos exteriores conectados a los postes. Por su parte, el método 1 de carga de EV, es el que no es destinado únicamente para este tipo de tareas, sino que funciona para diferentes cosas en una vivienda. Es decir, se trata de una carga que se realiza en un tomacorriente común en el hogar.

3. Los mecanismos de carga son cada día más fáciles de utilizar

Como vimos en la razón anterior, cada día hay más formas para cargar un vehículo eléctrico, además de eso, son totalmente fáciles de usar. No necesitamos ser unos expertos en electricidad para cargar a nuestros coches; en la mayoría de los casos tan solo necesitamos un puesto de carga, un cable y listo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, a diferencia de los autos de combustión, estos suelen demorar mucho más en la recarga.

Por tal motivo, es importante planificarnos bien para no quedarnos sin batería en medio de la nada, o si bien, esperar hasta último momento para recargar. Lo recomendable es ponerlos a cargar cuando la batería esté cerca del 20%. Lo más fantástico de todo es que, podemos configurar nuestro punto de recarga a través de una aplicación móvil, y programar la recarga automática de nuestro coche. 

4. Son mucho más robustos que sus similares a combustible

Los coches eléctricos suelen ir mucho menos al médico que sus primos de gasolina

Aunque cueste creerlo, otra de las razones para comprar un coche eléctrico es que suelen ser mucho más a prueba de fallas que los mismos colosos de combustible. Esto se debe básicamente a que poseen mucho menos elementos mecánicos que los de gasolina, por ejemplo; no tienen correa de distribución, no tienen tubo de escape, entre otras cosas que generalmente se averían con frecuencia en los coches convencionales. De hecho, hay diversos estudios que demuestran que con los coches EV se pueden ahorrar hasta un 40% en gastos por reparaciones mecánicas.

5. Los gobiernos apuestan por la masificación de los coches eléctricos

Es innegable que a nivel mundial se estén realizando muchos esfuerzos para disminuir los efectos del cambio climático, sin embargo, todos estos seguirán siendo en vano, si no se implementan alternativas para reducir el deterioro tremendo del ambiente. Y no cabe duda que, el dióxido de carbono es el principal enemigo de la atmosfera y del mundo en general. La combustión de nuestros coches y el tráfico en las grandes ciudades son quizás de los mayores responsables por las grandes concentraciones de CO2 en el aire.

Por tal motivo, casi todos los países del mundo están unidos en la lucha para implementar estrategias que disminuyan estas emisiones. Es así que, han aplicado una gran cantidad de beneficios tanto fiscales, como logísticos para todos aquellos conductores que decidan dar el paso hacia lo eléctrico. 

Desde subvenciones de parte del Estado para la compra de un EV, lugares privilegiados para aparcamiento en las grandes ciudades, mucho menos restricciones y multas, hasta precios más baratos en peajes y beneficios fiscales. Son unos de los tantos beneficios que está otorgando el gobierno de España a los propietarios de coches eléctricos. 

No cabe duda que, las razones para comprar un coche eléctrico son realmente interesantes y eso que, no mencionamos todo el apartado ambiental, de seguridad y conducción que estos poseen. Es tal así que, están surgiendo nuevos modelos de servicios de transportes, principalmente el carsharing, donde el coche eléctrico y la conducción libres son los principales protagonistas. 

También te puede interesar: Conoce este cargador de vehículos eléctricos que emplea energía mareomotriz

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"
Salir de la versión móvil