Home CIVIL REFORMAS Lo que debemos saber sobre la protección pasiva contra incendios

Lo que debemos saber sobre la protección pasiva contra incendios

escudo protector contra incendios

En cualquier industria es de vital necesidad contar con las medidas de protección necesarias para evitar cualquier accidente. Sin embargo, pese a ello, y por más rigurosos que seamos, siempre está latente el error humano y se puede originar un accidente.

Uno de los accidentes más frecuentes son los incendios. Estos se producen prácticamente en cualquier lugar, desde en empresas, hogares, en industrias e incluso de manera natural. Un evento bastante desfavorable que puede resultar devastador y afectar la estructura del edificio a tal punto de provocar numerosos años materiales o peor aún, cobrarse vidas humanas. Para prevenir este escenario, una de las soluciones más efectivas son los sistemas de protección pasiva contra incendios.

Los incendios pueden generarse por una gran cantidad de circunstancias, por mencionar algunas: por fallas eléctricas, por fricción, por chispas mecánicas, derrame de líquidos inflamables, corte y soldadura, superficies calientes y por supuesto, por el uso de cigarrillos, fósforos y desorden general.

Por esa razón, las empresas deben contar con algún sistema de prevención y protección contra incendios. Lejos de toda creencia, no se trata solamente de tener extintores en ciertos lugares estratégicos, así como otros elementos para apaciguar las llamas, sino también contar con sistemas anti incendios que protejan las instalaciones, los bienes de la empresa y por supuesto, que salvaguarden la vida de los trabajadores de la empresa.

En ese sentido, los sistemas de protección pasiva resultan como una de las técnicas más efectivas para prevenir la propagación del fuego y evitar que las estructuras de la edificación se afecten por las llamas, disminuyendo con ello el riesgo de pérdidas humanas y materiales.

En este artículo, te explicaremos qué es, cómo funciona, sus tipos y las ventajas que ofrece.

¿Qué es y cómo funcionan los sistemas de protección pasiva contra incendios?

Estos sistemas sirven como un escudo para proteger a la instalación contra el fuego.

Es importante mencionar antes que, cuando hablamos de sistemas de prevención y protección contra incendios, estos pueden dividirse o clasificarse en dos grandes grupos; pasivos y activos. Los últimos probablemente sean los más conocidos por nosotros, ya que son los que se usan para atacar la llama de manera directa, por ejemplo, extintores o alarmas. 

Por otro lado, los sistemas de protección pasiva contra incendios son un grupo de elementos o mecanismos especialmente diseñados y fabricados con materiales endotérmicos que evitan o disminuyen la propagación del fuego, del humo y del calor hacia otras zonas del edificio. Un buen ejemplo, pueden ser puertas especializadas, pintura, techos reforzados e incluso estructuras. 

Gracias a estos componentes estructurales especiales, se pueden obtener una gran cantidad de beneficios en caso de incendio, por mencionar algunos; la estructura del edificio se mantendrá en buen estado, se podrá ejecutar una evacuación más segura, protegerá los bienes materiales y sus ocupantes, entre otras ventajas que posteriormente profundizaremos. 

Lo cierto del caso es que, la idea de la protección pasiva contra incendios es crear un escudo para proteger la estructura, muebles y demás elementos, sin necesidad de la intervención humana. Para lograr ello, estos materiales se desarrollan bajo un concepto fundamental, la resistencia al fuego (RF).

La RF se da en función de la capacidad que tiene cierto objeto o elemento de construcción de resistir de la mejor forma posible durante un tiempo determinado, la exposición al fuego. Así mismo, que pueda mantener su integridad y el aislamiento térmico durante un incendio. 

Es importante detallar que, cada producto tiene un comportamiento totalmente distinto al encontrar el contacto con el fuego y en función a eso, se mide la resistencia en base a los parámetros R, E e I. Dicha clasificación, se acompaña con un número en minutos que determinará el tiempo de exposición que puede resistir el material. 

Tipos de protección pasiva contra incendio

Hoy en día, existen diferentes mecanismos para establecer un sistema de protección pasiva contra incendios, estos variarán en función al tipo de estructura y a uso que se le dé al establecimiento. Entre los elementos más usados podemos mencionar:

  • Sistema para proteger estructuras
  • Sellado de penetraciones 
  • Barreras contrafuego
  • Compartimentación 

Ahora bien, entre esos mecanismos, hay distintos materiales y elementos a usar. A continuación, conoceremos algunos: 

  • Pinturas intumescentes: se trata de un sistema que consiste en la aplicación de una pintura de recubrimiento que reacciona al calor y se hincha de manera controlada, hasta varias veces su espesor normal, además forma una espuma carbonosa que actúan como una capa aislante. 
  • Puntura ignifuga: se aplica una pintura especial que aísla y protege la estructura de la acción del fuego, evitando o retardando la propagación del mismo. 
  • Sellados ignífugos: en esta técnica, se sellan cualquier compartimiento que pueda tener la estructura que pueda permitir que el incendio en una estructura se expanda por todo el edificio. Para lograr ello, se usan materiales ignífugos que evitarán que el fuego se propague a través de cualquier abertura de la estructura. 
  • Barniz ignifugo: funciona similar a la pintura ignifuga, sin embargo, este está especialmente diseñado para la protección de estructuras de madera. Si bien es cierto, no evita que la madera se queme, pero al menos podrá proteger durante un tiempo determinado que las llaman la consuman, permitiendo hacer cualquier labor de rescate. 
  • Sistema de asilamiento ignífugos: la idea de esta técnica es aplicar un tratamiento a un determinado material, para mejorar su comportamiento ante el fuego. 

Principales ventajas de contar con un sistema de protección pasiva contra incendios

Los sistemas pasivos contra incendios son la forma más eficaz de frenar el fuego.

Como hemos comentado, los sistemas de protección pasiva contra incendios más que atacar y controlar el fuego, permiten proteger por un tiempo prudencial a todas las personas que se encuentren dentro del recito, así como salvaguardar la mayoría de los bienes de la empresa. Permitiendo que, las autoridades competentes puedan actuar para apaciguar las llaman de manera rápida y casi sin riesgos.  

Entre las principales ventajas de contar con la protección pasiva, destacamos:

  • Es un escudo muy efectivo contra el fuego 
  • Se puede integrar fácilmente con la construcción si perjudicar la estética del lugar
  • Es totalmente efectivo, sin riesgo a un mal funcionamiento
  • El mantenimiento es mínimo o nulo 
  • Permite controlar el fuego en el espacio donde se originó
  • No requiere intervención humana  

No cabe duda que, los sistemas de protección contra incendios son la mejor opción que tienen las empresas, aunque obviamente, deben combinarse con los sistemas activos. Eso sí, es muy importante que sean instalados por profesionales especializados, para asegurarnos que el funcionamiento y la protección será adecuada, así mismo, que cumplen con la normativa vigente. 

 

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"
Salir de la versión móvil