Home OTRAS ELÉCTRICA Inspírate con la historia de William Kamkwamba

Inspírate con la historia de William Kamkwamba

William Kamkwamba
William Kamkwamba

¿Qué harías si tu casa no tiene electricidad? ¿Qué acciones tomarías si en tu comunidad murieran de hambre por la sequía? Esta fue la motivación de William Kamkwamba. Quien hoy a sus 31 años insiste en decir “lo intenté y lo conseguí”.

Quizás su nombre te parece un poco extraño y hasta te cuesta pronunciar. Pero este joven en sus cortos 21 años ha hecho más por su pueblo que otros. El sueño de ver progreso lo llevó a inventar.

La historia de Kamkwamba arranca a sus 14 años cuando en vez de jugar, se dedicó a pensar cómo mejorar la realidad de su pueblo de Malawi. Construyó un molino con piezas recicladas.

También puedes leer: Roderic Guigó: avanza en estudios de bioinformática y genoma

Tomando un plano que encontró en una biblioteca, y repuestos chatarras de bicicletas, coches y demás máquinas. Creó el molino de viento, con el que  logró llevar electricidad a su casa.

Ese pequeño molino encendió cuatro luces y dos radios en su casa. Pronto construyó otro más grande que llevo electricidad a otras viviendas. Un ventilador de un tractor, tubos pvc, un cuadro de bicicleta y ramas fueron suficiente.

William Kamkwamba pensaba en grande

William Kamkwamba

Para el joven no era suficiente con mejorar la vida de los suyos. William Kamkwamba quería que todo su pueblo contará con riego, para así volver a la escuela. Por lo que la comunidad TED lo ayudó.

A través de la incorporación de un sistema de energía con energía solar. Su historia ha sido tomada por varias instituciones, a la fecha ya ha logrado hasta proyectos de agua potable.

La ayuda para William pronto llegó. No solo quedó en mejoras para el pueblo. Ahora Kamkwamba estudia en la Academia de Liderazgo de África, una nueva escuela preparatoria panafricana en Johannesburgo, Sudáfrica.

También se ha dedicado a contar su historia al mundo. Tanto en talleres como su libro “El niño que amaestro el viento”.

También puedes leer:

Ada Lovelace la mujer de las matemáticas e informática

Salir de la versión móvil