El ave más pequeña de Chile puede rescatarse con reforestación

Arica es el ave más pequeña de Chile. Los efectos de la agricultura han causado dañó a su hábitat natural y por eso es que hoy está en peligro de extinción. Hoy en día, un grupo de expertos se plantean rescatarla a través de la forestación de su espacio.

Los pesticidas y las mallas antiáfidos causaron que la población muriera poco a poco. Registros señalan que a principios de este 2018 habían unos 316 ejemplares y a la fecha solo quedan 300. Se trata de un picaflor diminuto, que puede verse en el Valle de Azapa, cuando ya no hay rastros del paso del hombre por la tierra.

Lea también: Girasoles son la esperanza para las abejas

Tanta preocupación hay por preservar esta especie, que la forestación se presenta como la gran solución al problema causado por la acción del hombre en su hábitat. Un grupo de agricultores han mostrado interés en remediar lo que han hecho, como los de Hijos de Livilcar, La Cruz y Surire. También se les unirán la agrupación campesina Andina.

Labor social en pro del ave

Garantizar la continuidad de la especie del picaflor Arica es una forma de hacer labor social. Así lo ha descrito Jaime Marcas al portal Biobiochile.cl. Marcas está claro que haber construido invernaderos en el hábitat del ave causó la muerte de muchas de ellas.

«Es una forma de devolverle a la tierra lo mucho que nos ha dado», cita el portal web. El trabajo será realizado junto al equipo de Conservación de Especies Amenazadas. El proyecto abarca, también, un trabajo de educación ambiental para que en el futuro la intervención de la tierra y su ecosistema no sea tan grave.

El ave ha hecho que un sin fin de organizaciones quiera trabajar por ella. La Asociación Indígena de Agricultores del sector Surire también dirá presente en esta labor. Se organizaron para estar presentes desde el inicio del proyecto.

Arica fue catalogada como especie grave de extinción en 2012, junto a otros animales como el zorro chilote, el gato andino, el huemul, la taruca, el canquén colorado, el rayadito de más afuera y entre otros.

Un poco más del picaflor

En Chile, esta ave es conocida como colibrí o estrellita chilena. Apenas mide ocho centímetros de largo y pesa de dos a tres gramos. También es una de las aves más pequeñas del mundo.

Es fácil de encontrar en Arica, en los valles y oasis cercanos; desde la zona costera hasta Cobija. Su presencia es poco probable en las zonas áridas y los registros indican que su población ha ido disminuyendo desde hace 40 años.

También te puede interesar: 

Girasoles son la esperanza para las abejas