Creando sangre artificial en un laboratorio

Creando sangre artificial en un laboratorio
Sangre artificial

Creando sangre artificial en un laboratorio

Un equipo de investigadores de la Universidad de Pensilvania han logrado crear desde la nada una proteína, la cual tiene la capacidad de funcionar de la misma forma que algunas proteínas del cuerpo humano. El funcionamiento al que se hace referencia es transportar y oxigenar.

Durante largo tiempo se ha intentado recrear componentes de la sangre, esto con la finalidad de disminuir los problemas que conlleva la donación de sangre. Algunas de los problemas que se presentan en mencionado procedimiento son:

  • La contaminación.
  • El almacenamiento y la escasez.
  • Facilitar las transfusiones en lugares de guerra u urgencias en lugares distantes.
Creando sangre artificial en un laboratorio
Donaciones de sangre

Los sustitutos de la sangre se logran tras hallar versiones modificadas de la hemoglobina, componente fundamental, ya que se encarga de llevar el oxigeno de los pulmones al resto del cuerpo.

Creando sangre artificial en un laboratorio

Las proteínas que se han creado para igualar el funcionamiento natural, el cual es transportar oxigeno y principalmente sean sumergible. Esto quiere decir que si el agua entra en contacto con la proteína, crea una forma de oxigeno que se escapa y puede causar daño celular-

Por ello las investigaciones deben seguir ya que se ha detectado que algunos sustitutos de la sangre pueden llegar a incrementar el riesgo de sufrir un infarto a las personas quienes se les han administrado.

Como lo expresa el bioquímico de la Universidad de Pensilvania y uno de los lideres del estudio,

“Modificar las proteínas existentes en la sangre no siempre tiene una respuesta predecible, pudiendo fallar. Esto debido a que las proteínas naturales con complejas y frágiles”.

Para el uso de la proteína artificial, deben asegurarse de que no produce efectos secundarios en el cuerpo humano. A su vez de mantener el oxigeno el tiempo que es necesario y funcionar en un entorno celular. Por ultimo y no menos importante, la proteína no debe ser identificada por el sistema inmunológico de la persona, si la reconoce como contaminante la eliminaría por los riñones.

(Puedes leer también: La sangre del cordón umbilical puede ayudar al cerebro a recuperarse tras un derrame)