Deshidratación altera la actividad cognitiva

Agua ante la deshidratación
Agua ante la deshidratación

Científicos han comprobado que la deshidratación altera la actividad cognitiva en el ser humano.

De acuerdo a los fisiólogos la falta de hidratación en las personas provoca que las tareas que requieren poca capacidad intelectual se les haga difícil desarrollarlas.

Los especialistas analizaron a sujetos que sudaban y no acostumbraban a hidratarse; mediante escáneres cerebrales evaluaron la capacidad de respuesta.

La pérdida de sudor llevó a la mayoría de los participantes a cometer fallos durante la tarea, y las áreas de sus cerebros mostraron cambios notables.

Ventrículos reaccionan diferentes

En los experimentos, cuando los participantes hicieron ejercicio, sudaron y bebieron agua, se contrajeron los ventrículos de sus cerebros.

Pero con esfuerzo y al estar más deshidratados, estos hicieron lo contrario: se expandieron. La resonancia magnética funcional reveló las diferencias de los ventríulos.

Los investigadores también descubrieron que, incluso sin la deshidratación, el esfuerzo y el calor afectaban el rendimiento de las personas. Es decir, que la pérdida de agua hacía que este efecto fuera el doble de profundo.

Te puede interesar: Desmontemos algunos mitos acerca del cerebro

La investigadora principal del estudio y profesora en la Escuela de Biología de Georgia Tech. Ciencias, Mindy Millard-Stafford manifestó: «Queríamos determinar si el ejercicio y el estrés calórico, por sí solo tienen un impacto en su función cognitiva y estudiar el efecto de la deshidratación».

La deshidratación pone en peligro la seguridad laboral

cerebro ante la Desidratación
Cerebro ante la deshidratación

Los científicos esperan que este tipo de investigación ayude a evaluar en un futuro cómo el aumento de los deslizamientos cognitivos en ambientes calientes con trabajo extenuante e hidratación deficiente pueden poner en peligro la seguridad laboral.

La tarea que los participantes voluntarios completaron fue sinple y repetitiva. Durante 20 minutos seguidos, se esperaba que presionasen un botón cada vez que aparecía un cuadrado amarillo en un monitor.

Algunas veces el cuadrado aparecía en un patrón regular, y algunas veces aparecía al azar.

Matt Wittbrodt, científico y ex asistente de investigación graduado en Georgia Tech, expresó: «Nos ayudó a evitar la complejidad cognitiva detrás de tareas elaboradas y despojar a la cognición de la simple salida del motor; fue diseñado para golpear el procesamiento neuronal esencial que uno usaria para hacer movimientos simples».

Los trece sujetos realizaron la tarea en tres momentos diferentes:

  1. Una vez después de solo relajarse y mantenerse hidratado.
  2. Después de someterse al calor prolongado, esfuerzo y sudor, pero con agua potable durante el ejercicio.
  3. Y luego con calor, esfuerzo y sudor, pero sin agua potable.

Los investigadores Millard-Stafford y Wittbrodt, publicaron su estudio el jueves 23 de agosto en la revista Physiological Reports.

Su investigación fue financiada en parte por la Fundación del Colegio Americano de Medicina del Deporte.

En el futuro, los fisiólogos desearían saber si la hidratación con bebidas electrolíticas podría mitigar las caídas en el rendimiento de los seres humanos incluso mejor que el agua.

También puedes leer: Ejercicios cerebrales que pueden aumentar tu capacidad cognitiva