Dismorfia Snapchat… Trastorno que comienza a preocupar

Dismorfia Snachat es un trastorno
Dismorfia Snachat es un trastorno

Dismorfia Snapchat, en esta oportunidad se hace referencia al efecto de algunas aplicaciones como Snapchat en el trastorno dismórfico corporal.

Recientes estudios revelan los efectos perjudiciales de los filtros de fotos de los teléfonos celulares. Relacionados con las contrariedades de imagen corporal y condiciones de salud mental, como el trastorno dismórfico corporal. Este trastorno ha sido catalogado como parte del espectro obsesivo-convulsivo.

Las personas que sufren este trastorno logran pasar horas ofuscadas con desperfectos menores o irreales relacionados con su apariencia. Algunas de las personas que padecen de este trastorno dismórfico corporal poseen un historial de cirugías cosméticas superfluas o reiteradas; de ahí que se haya coligado con trastornos obsesivo-compulsivos, depresión mayor y propensiones suicidas.

A pesar de las causas de este trastorno no están claras, los científicos creen que están vinculados diversos factores, donde se incluye la genética y problemas neurobiológicos; como un procesamiento incorrecto del neurotransmisor serotonina (conocida como hormona de la felicidad).

También puedes leer: Una amenaza para nuestra salud, dormir junto a dispositivos electrónicos

Las selfis forman parte de este trastorno dismorfia snachat
Las selfis forman parte de este trastorno Dismorfia Snachat

Al mismo tiempo, los factores ambientales igualmente logran influyen en las probabilidades de desarrollar el trastorno. Las experiencias de la vida, así como los traumas infantiles o los rasgos de personalidad, alcanzan influir en el peligro de padecerla.

Actualmente, recientes estudios realizados por los científicos del Boston Medical Center en Massachusetts (EE. UU.) apunta que podría existir un elemento altamente riesgoso adicional: y este son las selfis.

Cómo los filtros de Snapchat logran perturbar y originar el padecimiento de la dismorfia

Los investigadores subrayan el hecho de que la fama y el éxito de las redes sociales y el progresivo acceso a filtros en aplicaciones como Snachat y Facetune poseen profundos efectos psicológicos.

La universalidad de estas imágenes filtradas logra perturbar la autoestima de una persona. Hacer que uno se sienta inoportuno en algún modo en el mundo real; e inclusive logra proceder como un desencadenante y trasladar a la persona al trastorno dismórfico corporal», resalta Susruthi Rajanala, líder del estudio.