La vida de Kelly Johnson y sus 40 aviones militares

La vida de Clarence Leonard Johnson es realmente interesante. Es conocido como Kelly Johnson y fue un gran innovador aeronáutico. Contribuyó con la creación de 40 aviones militares, su gran pasión desde la infancia. Nació en febrero de 1910, en Michigan, y murió en diciembre de 1990, a los 80 años, en California.

El estadounidense ha sido reconocido como una de las figuras más emblemáticas en el campo de la ingeniería. Fue un gran especialista en los aviones espías, es por ello que se le considera con un personaje influyente en el área de la aeronáutica.

Lea también: Roderic Guigó: avanza en estudios de bioinformática y genoma

Dedicó su carrera profesional a la Corporación Lockheed desde 1933, después de recibirse de la Universidad de Michigan con una licenciatura y doctorado. En la Corporación Lockheed formó parte del proyecto Skunk Works. Se trata de un proyecto de desarrollo de aviones militares.

Kelly Johnson recibió en vida múltiples reconocimientos. Una de ellas fue la Medalla de la Libertad en 1964. Se retiró en 1975 siendo vicepresidente senior. Sin embargo, siguió al frente de la dirección de Lockheed hasta 1980; cuando murió, era el principal asesor de esa compañía.

Los aviones de Kelly Johnson

La lista de aviones en los que participó Kelly Johnson durante su diseño es larga. Pero entre esa lista, estos son algunos: el relámpago P-38, el  C-69, conocido como la Constelación; la Superconestilación; el P-80, conocido como Shooting Star; el F-104, llamado Starfighter, que viajó al doble de la velocidad del sonido.

También está el famoso Blackbird. Este es uno de los aviones más rápidos y de mayor vuelo en el mundo. La teoría indica que la velocidad supera las 2.000 millas por hora; es decir, el equivalente a 3.000 kilómetros por hora. La altitud de esta nave están por encima de los 85.000 pies o lo que es igual a 26.000 metros.

La principal característica del también conocido como SR-71 es que fue diseñado con una aleación de titanio y no de aluminio. Esto le permitió alcanzar grandes alturas a pesar de las extremas temperaturas.

Pero Kelly Johnson tiene en su historia más aeronaves famosas. El Hércules C-130 es el avión militar de producción continua más largo de la historia, según refiere la literatura aeronáutica. Debido a su éxito, se le conoce con «el genio organizado».

Un poco sobre su vida

Los padres de Kelly Johnson eran suecos, emigrantes de Malmo en Scania. Su papá se estableció en Estados Unidos y fundó su propia compañía de construcción. Desde que era niño, supo que su mundo giraría al rededor de los aviones. A los 12 años ya sabía a qué quería dedicarse.

En 1928, se graduó del  Flint High School. Durante los veranos ayudó a su padre en su empresa al tiempo que trabajó en una empresa llamada Buick Motor Car Company. Con esa actividad, logró reunir dinero para tomar lecciones de vuelo, pero como era joven no pudo.

Entonces, con el dinero entró a la universidad y logró obtener dos títulos. Su licenciatura es en Ingeniería Aeronáutica, en 1932; mientras que la maestría es en la misma área, pero en 1933. Un dato curioso sobre su apodo es que fue durante su época de universitario cuando lo obtuvo.

También te puede interesar: 

Roderic Guigó: avanza en estudios de bioinformática y genoma