Los jóvenes de ahora tienen un CI menor a los de antes, afirma estudio

Los jóvenes de ahora

Un estudio realizado en Noruega parece indicar que los jóvenes de ahora presentan un CI menor que los de los 70’s. La conclusión sería uno de los primeros en refutar lo que se pensaba era al revés gracias al Efecto Flynn: que en realidad, desde el siglo XX, la capacidad intelectual de las personas aumentó a grados increíbles.

Así es llamado al fenómeno en el cual, los puntos de CI van subiendo gradualmente durante cada año. El Efecto Flynn fue descrito por James Flynn, un investigador político neozelandés interesado en este suceso. Según sus suposiciones, el crecimiento exponencial podría deberse a las nuevas tecnologías. Así como la mejora global de la educación, y los retos ambientales que antes no existían en el planeta.

Con esto, cabría pensar que el humano del siglo XXI es mucho más capaz a nivel intelectual que sus antecesores. Sin embargo, en Noruega, investigadores comienzan a demostrar con pruebas científicas que esto no es cierto.

El estudio fue realizado dentro del Centro de Investigación Económica Ragnar Frisch. Dentro del mismo, se hizo una inspección detallada de 730000 informes de noruegos con edades comprendidas entre los 18 y 19 años que prestaron el servicio militar durante tres décadas desde 1961 hasta 1991. En éste proceso, es obligatoria la realización del test de coeficiente intelectual.

La conclusión a la que se llegó tras el procesamiento y la comparación de los datos fue contundente. El Efecto Flynn se mantuvo igual durante los 70’s, y luego comenzó a retroceder con el pasar del tiempo.

Los jóvenes de ahora se enfrentan a entornos diferentes a los del siglo pasado

El estudio no quedó restringido a la revisión de los cambios del CI de los jóvenes de ahora en Noruega. Las posibles causas y sus orígenes también se investigaron, a lo que los expertos señalaron la influencia del entorno en el que se desarrollan los niños de ahora.

Los estilos de vida durante la mitad del siglo XX y el de ahora son muy distintos. La exigencia cognitiva posiblemente haya bajado. Aunque los aspectos como la nutrición, la educación y los avances tecnológicos están más presentes. Los juegos infantiles y el interés por la lectura han cambiado y disminuido por la existencia de otros recursos.

Los jóvenes de ahora
Cuanto antes se utilizaban mucho los libros para informarse, ahora los jóvenes disponen de medios más directos en el tema que buscan y menos detallistas como el acceso a la Internet

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que con los nuevos conocimientos que se tienen en esta materia, las pruebas de CI de antes no sean las más adecuadas para la población de ahora. Las necesidades, las formas de aprender, y los distintos tipos de inteligencia recientemente reconocidos, alteran por completo los resultados.

Resulta un contraste llamativo entre el Efecto Fynn y lo que ahora se expone en Noruega. Hasta ahora, este hallazgo no puede considerarse válido para el planeta entero. Esto pensando en que se enfoca en un solo país con sus propios cambios culturales e intelectuales. Cabría esperar resultados similares en otros lugares del mundo para comenzar a estar alertas de verdad ante la idea de que estemos de verdad retrocediendo intelectualmente.

(También te puede interesar: El agua como combustible para las máquinas)