El agua como combustible para las máquinas

El agua de la tierra

No es el petróleo ni el carbón, ni ningún otro combustible fósil lo que será la gasolina del futuro. Se tratará de un elemento más simple, accesible, y por sobre todas las cosas, limpio: el agua. Así lo afirman muchos científicos que actualmente trabajan en la creación de nuevas alternativas de combustible y que ahora toman en cuenta este recurso para poner en marcha la explotación de la energía solar.

El proyecto que anda en marcha dentro de los laboratorios de Caltech y Berkeley Lab, promete sustituir los recursos no renovables y altamente contaminantes, por otros que se basen en la energía del sol. De esta forma les han dado un nombre característico: combustibles solares.

Los combustibles solares son elementos que, ante la exposición del sol, son capaces de convertirse en energía mediante procesos químicos que experimentan. Dentro de ellos, el agua demuestra un potencial enorme para servir dentro del camino de la energía limpia y renovable.

(También te puede interesar: La Moringa podría ser clave para traer agua pura a los países en subdesarrollo)

El agua como recurso limpio para producir combustible

Si nos remontamos a la química básica, recordaremos la estructura del agua: un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno. Escindiendo sus uniones, el agua puede aportar sus dos hidrógenos para generar hidrógeno gaseoso altamente inflamable, un método de combustible. O, por otro lado, éste mismo hidrógeno se puede combinar con CO2 para originar hidrocarburos. Todo esto sería posible ante la simple exposición del rol para ponerse en marcha.

Sin embargo, hay un detalle obvio que nos lleva a preguntarnos si esto de verdad funcionará. ¿Puede el sol por sí solo separar los átomos del agua? La respuesta es igual de evidente: no. Y es que de ser así, no existirían los mares.

Para lograr hacer del agua un combustible solar, hace falta otro instrumento que ayude a llevar a cabo este proceso en el que sus partes más pequeñas puedan dividirse. Caltech, con ayuda de Berkeley Lab, lo ha conseguido mediante la creación de materiales a los que llaman fotoánodos.

[su_youtube url=»https://youtu.be/17Dl-VadlTM»]

Utilizando el arte de la fotoelectroquímica, se producen lentes compuestas por distintos tipos de materiales. Estas, al entrar en contacto con el sol, tienen el poder de separar las uniones del agua.

Los fotoánodos se han conseguido en al menos 12 materiales

Hasta los momentos, los científicos han descubierto con un progreso acelerado 12 materiales nuevos para crear estos fotoánodos. Todo esto gracias a la combinación del conocimiento científico más el apoyo inteligente de supercomputadoras. De no ser por ellas, identificar los materiales potenciales dentro de miles en un tiempo tan corto habría sido imposible.

[su_quote cite=»dice Gregoire, coordinador de empuje JCAP para fotoelectrocatálisis y líder del Proyecto de Experimentación de Alto Rendimiento.»]El avance clave realizado por el equipo fue combinar las mejores capacidades habilitadas por la teoría y las supercomputadoras con experimentos novedosos de alto rendimiento para generar conocimiento científico a un ritmo sin precedentes,[/su_quote]

A este paso podría quedar muy poco para ver el petróleo y el carbón siendo sustituidos por formas de combustible más limpios, sencillos y renovables. Una vista que ayudará desde diversos ángulos al progreso de la humanidad, desde lo ambiental, hasta lo científico gracias a estos avances.

Fuente: Caltech 

(También te puede interesar: Un televisor que aparenta ser una pared)