Mutación genética de bebés para protegerlos del Sida, los deja indefensos ante una gripe

Mutación Genética

Tal vez es demasiado pronto para que el hombre comience a jugar con las propias piezas que lo hacen ser lo que son. Aunque bien es cierto que de errores se aprende, cometerlos y dar como resultado el poner en riesgo la vida de alguien, no es demasiado alentador.

Esto es lo que está pasando ahora con unos bebés que han sido sometidos a la Ingeniería Genética. Lo que dio como resultado en ellos una mutación genética capaz de protegerlos del conocido y temido SIDA.

¿La parte mala? Que, aunque son inmunes al virus más problemático de todos en el mundo actual, están expuestos a otras enfermedades el triple de comunes; y por ende, su calidad de vida se ve deteriorada significativamente a comparación con los demás.

Puedes leer: Esta es la tecnología más potente para móviles hasta ahora

La mutación genética en bebés para protegerlos del SIDA que resultó contraproducente

La Ingeniería Genética en concepto parece una maravilla. Poder modificar de manera selectiva qué genes se manifestarán en los bebés que nazcan sería la forma más limpia de erradicar de su vida enfermedades desastrosas. Entre ellas, el cáncer, el SIDA, las hereditarias o las que, con una pequeña modificación, pueden hacer a la persona inmune de los efectos que cause.

Sin embargo no es tan sencillo como parece, y, bajo el punto de vista de muchas naciones, significa un sacrilegio. La polémica se ha encendido en estos últimos tiempos con el método CRISPR.

Esta técnica permite la modificación del código genético humano, y ha abierto un nuevo horizonte para los que dedican su vida a la Ingeniería Genética. Más aún cuando, desde el año pasado, una mujer dio a luz en China a un par de gemelos con una mutación genética que los protegía del SIDA.

Dicha alteración en los genes existe en apenas el 1% de la población mundial. Se trata de la ausencia de un fragmento en el gen que codifica el receptor CKR-5; elemento que se encuentra en las células inmunitarias de las personas.

Gracias a esta alteración inexplicable, el virus del SIDA no puede anclarse a los glóbulos blancos, y por ende, su efecto letal no se aplica en aquellos que presentan cierta carencia del CKR-5.

Mutación genética

El resultado de la mutación genética: Inmunes al SIDA, desprotegidos frente a una simple gripe

La idea del científico He Jiankui fue la de reproducir artificialmente esta mutación genética en los bebés gemelos. Así, mediante la Ingeniería Genética a través del método CRISPR, resultaron ser inmunes al virus del SIDA desde su nacimiento. No obstante… esto también ha traído sus consecuencias.

No sólo por la polémica y el rechazo abierto de casi el mundo entero ante esta noticia inesperada. Los mismos bebés han pasado a formar parte de un grupo de la población cuya esperanza de vida es precaria, a comparación con el resto.

Así lo señalaron en un estudio publicado desde la revista Nature; un dúo de científicos (Xinzhu Wei, de la universidad de Berkeley, y Rasmus Nielsen, de la Universidad de Copenhague) demostró estadísticas en donde se señala, aquellos con la mutación genética presentaban no sólo inmunidad frente al SIDA.

Resulta que también se hacían más propensos y débiles frente a enfermedades recurrentes como la gripe, resultando en el deterioro de su salud y acortando su esperanza de vida.

Para llegar a esta conclusión, el equipo reunió información de casi 400.000 personas que consintieron ser sujetos de estudio en Inglaterra. Luego de confirmar la presencia de la mutación genética en ellos, y de examinarlos minuciosamente, se dieron cuenta que presentaban una mayor mortalidad.

«Tienen un 20% menos de probabilidades de llegar a los 76 años de edad», fue lo que señalaron en su informe. Que ahora se haya reproducido esto en bebés activamente a través de la Ingeniería Genética, sabiendo el efecto colateral, deja mucho qué desear.

La Ingeniería Genética en el ojo del huracán

Muchos expertos advierten las consecuencias que trae consigo el modificar el genoma humano. Pues, como se explica en el informe, realizar dicha actividad sería equiparable a estar jugando Mikado con el genoma humano; mover una pieza significa el desplazar otras y alterar por completo el mapa genético, sin saber en qué deparará la persona.

Lo realizado por el polémico científico He Jiunkiu bajo este precepto se considera por la Ingeniería Genética como algo arriesgado; una acción insensata que ahora pone en riesgo la vida de dos bebés desde su concepción.

La jugada le ha costado caro; tras haber revelado la mutación genética creada por él en dos bebés, desde China se le abrió una investigación, mientras era destituido de su cargo en la Universidad del Sur del mismo país donde trabajaba.

El tema en general ha abierto una discusión extensa entre los expertos en la Ingeniería Genética y aquellos que ven este método como algo profano y poco ético. La polémica señala mucho el lado negativo que conlleva manipular el genoma; sin embargo, otros científicos lucen positivos al respecto.

Algunos siguen creyendo que esta rama de la ciencia puede ser la respuesta para la curación de muchas enfermedades. Sin embargo, sucesos como el pasado con los bebés inmunes al SIDA, pero débiles a la gripe, «subraya la necesidad de comprender mejor las mutaciones genéticas antes de considerar crearlas por razones médicas«, como lo comentó recientemente el profesor Graham Cooke, proveniente del Imperial College de Londres.

Fuente: Scientific American

También te puede interesar:

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.