Un profesor robot enseña a los niños en escuelas de China

Los pequeños de una escuela de Pekín, tienen un profesor robot fuera de lo común que mide 60 centímetros.

Es blanco de cabeza redondeada y dibuja un corazón en su rostro todas las veces que un alumno acertó en su tarea.

Se trata de Keeko. Este robot fue creado por la empresa fabricante de robots que lleva el mismo nombre.

El pequeño maestro androide relata cuentos y asigna tareas a los escolares. Forma parte del universo de 340. 000 robots industriales que hay en China.

En la actualidad el llamativo profesor de inteligencia artificial es utilizado en 600 escuelas de Pekín, además la meta es repartirlo por toda Asia.

Lea también: Ojo biónico: la impresionante creación de la impresión en 3D

Keeko no tiene brazos. Se desplaza rondando y cuenta con cámaras integradas que les sirven de ojos para orientarse.

De igual forma, las cámaras, pueden ser utilizadas por los niños para hacer vídeos.

Indiscutiblemente en China cada vez es más común ver a un robot desempeñando diversas tareas.

Hay androides que sirven el café, reparten la comida y ayudan a los ancianos a cruzar las calles.

Sin embargo, los objetivos apuntan a hacer de estos formatos algo más reales y creíbles, pues aún no lo logran.

Por esta razón la meta  es que estas creaciones cuenten con emociones que los hagan y de ser posible expresiones faciales.

Quienes diseñaron a Keeko aspiran que el modelo se convierta en el principal asistente educativo de las aulas en China.

Invierten en esta tecnología

Y es que Pekín se tomó muy en serio el tema de la inteligencia artificial, es por ello que invirtió en el programa «Fabricado en China 2025».

A través de este programa pretenden que  más empresas se involucren en  el desarrollo de tecnología robótica.

En una conferencia reciente, Pekín  habló de la posibilidad de crear robots cirujanos e incluso que realicen algún tipo de deportes.

El mundo de la robótica da para mucho en China, es así como hay una gran gama de posibilidades.

Incluso cuentan con robots que pueden conversar. Algo nada fuera de lo común para una nación familiarizada con la tecnología. ¿O no?

También te puede interesar:

El envejecer y la soledad ya no serán un problema gracias a la inteligencia artificial