Expertos logran que un catéter robótico trabaje por su cuenta dentro de un corazón

catéter robótico

Los trabajos de la ciencia por hacer a las máquinas cada vez más autónomas, comienzan a rendir frutos. Esta vez, del lado de la medicina, podrían estar a punto de recibir un nuevo recurso que brinde asistencia efectiva en las operaciones. Esto es, un catéter robótico como instrumento para taponar fugas en corazones sin necesidad de tener la ayuda humana de por medio.

Esa visión futurista de máquinas operando por su cuenta a personas vivas, parece estar un poco cerca de hacerse realidad. Ahora con elementos útiles en casi todas las ramas del mundo, como la Inteligencia Artificial, las posibilidades son casi infinitas.

Vemos esto cuando un grupo de científicos ha logrado que un catéter robótico viaje a través del cuerpo de cerdos hasta sus corazones; sin necesidad de la guía humana para ello. Esto, además, sin presentar problema alguno y con un porcentaje de éxito que alcanza el 95%.

Puedes leer: Antes algunas de las emociones humanas eran diferentes

Con un catéter robótico científicos llegan a un corazón sin mover un dedo

Después de varias pruebas, ahora es posible que un catéter robótico se localice en el interior de un corazón. Esto, por su cuenta, y valiéndose de diferentes recursos, entre ellos, sensores táctiles, LED y un reconocimiento de las zonas por las que pasa mediante la inteligencia artificial.

Para ello, el catéter robótico tuvo que programarse con muchísimas imágenes del interior del corazón de los cerdos de prueba. Así, podía ir identificando mediante el tacto y a tientas, el sitio en el que se encontraba; en función a esto, avanzar, o cambiar su recorrido hasta llegar a su destino. Una cámara equipada para observar su recorrido también se incluía en la operación.

catéter robótico

En cuanto el catéter arribaba a donde debía, era cuando los expertos tomaban el mando. La actividad autónoma, para la práctica médica, podría optimizar y reducir el tiempo en las cirugías de corazones.

Con un porcentaje de éxito de 95%, es idéntico al que poseen los expertos cirujanos en sus trabajos habituales. Así que resulta muy posible que dentro de al menos cinco años, empiecen a usarse de manera oficial en operaciones humanas.

Fuente: Science Mag

También te puede interesar:

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.