Robots sexuales masculinos: Todo sobre la mesa, menos voluntad

robots sexuales masculinos
Kevin, el primer robot sexual masculino conocido. Créditos: RealDoll.

La industria de la tecnología robótica y la Inteligencia Artificial está en todas partes, sí. Lo más usual es escuchar de ellas en ámbitos técnicos, como la ingeniería, la medicina, e incluso en la domótica. Sin embargo, existen otros rincones donde también se están implementando, más clandestinos y frívolos, como es el caso de los robots sexuales masculinos y, sobre todo, femeninos.

Ahora, ¿qué decir de eso? Pues que para el mercado masculino, en proceso de expansión, el futuro nos dice que será un éxito. No obstante, del otro lado del tablero, hay aún problemas qué resolver.

Ya existen muñecas robóticas sexuales en el mercado, que pueden personalizarse a gusto de su consumidor; pero a la hora de buscar robots sexuales masculinos… no hay demasiado que encontrar.

robots sexuales masculinos
Modelo personalizado de Harmony. Créditos: RealDoll.

Una de las más conocidas para el gusto de hombres heterosexuales, es Harmony, de la empresa californiana RealDoll, y otra igual de conocida es Emma, proveniente de la compañía china IA-AI Tech. Ambas cuentan con la capacidad de interactuar con su usuario, autolubricarse y experimentar orgasmos, tal como lo haría una mujer en carne y hueso.

Los proyectos de ambas empresas, para llevar los beneficios eróticos de los robots hacia el disfrute femenino y homosexual, no obstante, aún todavía están por verse. ¿Qué hace que de un lado, exista tanto entusiasmo por la evolución del proyecto y por el otro, exista un evidente atraso?

Puedes leer: El avión eléctrico comercial de Eviation: Alice

El primero de los robots masculinos se llama Henry…

El tema de la sexualización de los robots tal vez sorprenda a uno que otro despistado; para los que se encuentran familiarizados con las historias de ciencia ficción futuristas, era cuestión de tiempo.

Su uso en el mercado reciente despertó real interés y ahora está en fase de desarrollo y expansión; es cosa de unos años, pues, para que se consideren juguetes sexuales del conocimiento común.

robots sexuales masculinos
Prototipo de Henry. Créditos: RealDoll.

Para las mujeres y los hombres homosexuales, el camino se ha ido poniendo cuesta arriba, eso sí. A pesar de que RealDoll lanzó la iniciativa con el primero de los robots sexuales masculinos llamado Henry, su desarrollo es mucho menos considerable a comparación con sus opuestas en género.

… y es más lírica que otra cosa

Henry vio la luz durante el año 2018, siendo presentado por la misma empresa a través de su CEO, Matt McMullen. El muñeco lucia la fisonomía de un hombre musculoso, dotado con Inteligencia Artificial para responder preguntas e interacciones realizadas a través de una App móvil.

Sería capaz de modificar su apariencia a gusto de su comprador, tanto en rasgos faciales como en las dimensiones de su órgano genital. Además, el pene poseería la capacidad de hacer de vibrador para mejorar la experiencia sexual junto a él.

¿Qué hay de este proyecto? Hasta ahora, Henry se ha quedado como un prototipo,  con varios dilemas qué resolver antes de ser realmente un producto que pudiera comercializarse.

robots sexuales masculinos
A pesar de tener un diseño físico completo, Henry no ha salido al mercado oficialmente por varios motivos de peso. Créditos: RealDoll.

En primer lugar, el robot es capaz de mantener una conversación e incluso recitar poesía, pero hasta ahí se queda. En materia de movilidad e interacción física, sus capacidades son nulas. Dos problemas lo justifican: el que pueda causar daño a sus usuarios intentándolo, y que su peso debería reducirse antes, con tal de evitar cualquier accidente.

No obstante, se escuchan pocos esfuerzos por parte de RealDoll por perfeccionar a Henry y llevarlo al mercado de manera oficial. Hasta donde se sabe, para decepción de los interesados en compartir con un muñeco de este tipo, su desarrollo ahora se encuentra en pausa.

También te puede interesar: La ciudad natural con más árboles del mundo

Los robots sexuales masculinos: un mercado poco transitado hasta ahora

Y hasta ahí lo que se tiene de iniciativa en materia de robots sexuales masculinos. Ninguna otra compañía ha demostrado interés real por diseñar su propio modelo y ponerlo a disposición de las usuarias femeninas o los hombres homosexuales.

Aunque había rumores de que IA-AI Tech deseaba tener su propio “Henry”, lo cierto es que no existe comunicado oficial que lo afirme. El interés por comercializar este tipo de juguetes sexuales parece ser bastante poco desde el punto de vista empresarial.

Razones pueden haber muchas, tantas como las tenía Henry para quedarse como prototipo. No sólo por la animación del robot. Las preferencias y la sexualidad de la mujer es un tanto más compleja a comparación con la masculina; además, desdichadamente, es poco el conocimiento que se tiene de ellas en esta materia y muchísimo cuando se trata de satisfacer al hombre.

El auge de los robots del amor despierta dilemas éticos en la sociedad

Sumándose además la polémica que despierta también el tema de los robots sexuales en el mundo. Muchos expertos temen que ellos sean el comienzo de una menor interacción en materia de relaciones íntimas entre dos personas humanas. El sexo con robots será el pan de cada día, como lo es el uso de consoladores en esta década.

La existencia de robots sexuales masculinos o femeninos sirve como un atajo para aquellas personas que desean simplemente satisfacer sus deseos carnales. Les ahorran los problemas y retos que conlleva mantener una relación con otra persona.

Primera imagen conocida de Henry, el robot sexual masculino. Créditos: RealDoll.

Pues a un robot, cuando te cansas de él, simplemente lo apagas y ya está; no puedes hacer lo mismo con alguien que sea de carne y hueso.

Otro temor que se mantiene a flote es el avance de la Inteligencia Artificial para interactuar con las personas. Se cree que, en cierto punto, los mismos robots tendrán capacidad de responder y de conquistar por su propia cuenta al usuario, valiéndose de sus propios conocimientos, más la capacidad de poner en uso la información que recibe. Tal como en la famosa película Her, nominada al Óscar.

Los robots sexuales: para el 2050 serán más usuales de lo que se piensa

Con todo y estos escenarios inquietantes, diferentes escritores e investigadores vaticinan la normalización de los robots sexuales en nuestro mundo para el año 2050. Uno de ellos es David Lewys, autor del libro Love and sex with robots; estima que la adaptación del ser humano a los avances tecnológicos, lograrán que estos juguetes sexuales se incorporen a la sociedad para ese momento.

La capacidad de abstraer a la sociedad de su entorno es parte importante de las preocupaciones por lo que será el añadir robots a la ecuación. La tecnología actual ha demostrado interferir en las interacciones sociales por sí solas; los teléfonos móviles y las consolas portátiles, han causado discordias en más de un grupo de amigos o familiares.

¿Qué pasará cuando la tecnología hable como un humano, pero al gusto de su consumidor en todos los escenarios posibles? Ya está pasando, ya se está masificando, y en materia de los robots sexuales masculinos, aunque tarden, también podrían surgir y crear el mismo efecto…

También te puede interesar:

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.