5 secretos escalofriantes del Triangulo de las Bermudas: ¿Mitos o verdades?

triangulo de las bermudas
El Triángulo de las Bermudas.

El mundo está repleto de misterios, casi parecen inacabables. Aún nos sorprende que después de tantos avances y desarrollos tecnológicos, la mayoría de ellos permanezca en las sombras, sin respuesta. Así es el mar para nosotros: un mundo del que poco sabemos; y un ejemplo digno de ello es el famoso e igual de intrigante Triangulo de las Bermudas, ¿qué alberga en su interior que lo hace tan temible?

Una leyenda urbana demasiado contada por todo el planeta como para no conocerla. Con el nombre del Triangulo de las Bermudas se conoce el pedazo de mar que tiene como puntos de referencia las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami, formando entre estas zonas de tierra un equilátero perfecto.

Con una extensión de 1,1 millones de kilómetros cuadrados, esta zona del mundo, también apodada como el Triangulo del Diablo, se repite en tantas voces y comentarios por los hechos misteriosos que en ella se han producido a lo largo de la historia.

¿Ya los has leído antes? Naves y aviones que desaparecen en el Triangulo de las Bermudas sin dejar rastro, barcos que se encuentran nadando sin rumbo, y cuando los exploran, encuentran con que misteriosamente, no hay nadie dentro. Una buena cantidad de mitos que, hasta ahora, no han tenido respuesta científica que lo explique.

¿Es real todo esto? Difícil no hacerse semejante pregunta. Y hoy te contaremos cinco misterios intrigantes, espeluznantes, que quizá, tengan en la ciencia alguna respuesta, girando en torno al Triangulo de las Bermudas.

Puedes leer: Los veranos más terribles de Europa en los últimos 15 años

Embarcaciones que desaparecieron en el Triangulo de las Bermudas

En nuestra historia moderna, y desde el siglo XIX, se han conocido y registrado casos de embarcaciones perdidas dentro del Triangulo de las Bermudas. Muchas empañadas por la exageración de las leyendas, otras verídicas.

Encontramos historias fascinantes sobre cargueros hundidos o desaparecidos sin dejar rastro, o que partieron con plena tripulación y luego fueron hallados completamente intactos, pero también vacíos sin explicación aparente.

triangulo de las bermudas

El Rosalie (1840)

Uno de los primeros en dirigir la atención hacia el Triangulo del Diablo, fue el carguero Rosalie. Una nave de origen francés, que tenía dentro de su ruta pasar por la isla de Cuba. No se supo nunca nada del destino de sus tripulantes. Cuando El Rosalie fue encontrado dentro del Triángulo de las Bermudas, navegando normalmente, estaba con su carga completa, pero desprovisto de vida en su interior.

Rubicon (1944)

Esta embarcación fue encontrada cerca de la costa de Florida durante el mes de Octubre. Lo impresionante era que estaba en buenas condiciones, navegaba sin problemas; no obstante, sus tripulantes habían desaparecido, a excepción de un solo ente vivo: un perro.

El Faro (2015)

El barco víctima del Triangulo de las Bermudas más reciente tenía por nombre El Faro. En esto no hubo hallazgos inquietantes, sino una tragedia. Víctima del huracán Joaquín, el navío se hundió, y sus 33 tripulantes perdieron la vida. Trazaba una ruta entre Florida y Puerto Rico, justo dentro del triángulo del mal.

triangulo de las bermudas
El Faro, barco hundido en el año 2015 dentro del Triángulo de las Bermudas.

Muchos otros barcos se cuentan dentro de los desaparecidos o hundidos en la zona maldita. Hasta ahora, históricamente, se conocen alrededor de 50 naves víctimas del misterio que encierra al Triangulo de las Bermudas.

Ni siquiera por aire puedes entrar al Triangulo de las Bermudas sin desaparecer

El 5 de diciembre del año 1945, cinco bombarderos TBM Avenger pertenecientes a la marina de los Estados Unidos hicieron un vuelo de entrenamiento partiendo desde Fort Lauderdale, Florida. La desgracia haría de las suyas pues al entrar al Triangulo del Diablo, todas estas naves desaparecieron, y hasta ahora, no se han hallado sus restos.

Las comunicaciones previas a su erradicación del mapa arrojan muchas pistas a los expertos para saber qué sucedió en ese entonces. Aparentemente, el teniente a cargo, Charles Carroll Taylor, presentó una confusión y desorientación enorme cuando una tormenta se abrió paso dentro de la zona.

triangulo de las bermudas
Las naves del famoso Vuelo 19.

Charles entonces reportó que las brújulas no les indicaban su ubicación exacta. “No sabemos dónde estamos”, declaraba inseguro de todo lo que le rodeaba. A tal punto, que terminó desviando la ruta de los bombarderos hacia el Océano Atlántico adentro, de donde por supuesto, no se les volvió a ver. La historia ahora lo conoce como el famoso Vuelo 19, irresoluto, atemorizante.

Lo más espeluznante de este caso, además de la desaparición que hasta ahora, sigue siendo un misterio, es que cuando se envió un avión de reconocimiento para encontrar a los bombarderos, éste también se esfumó de todo radar y conocimiento.

Nadie supo nada, ni ha sabido, hasta ahora. Y así como sucedió con el famoso Vuelo 19, también ha pasado con muchos otros aviones en la historia que se adentran al Triángulo de las Bermudas.

Puede interesarte: Así se vivió el eclipse solar en Chile este 2019

Bolas de fuego y entidades luminosas en el Triangulo de las Bermudas

Otro elemento increíble, casi mágico, que puebla las leyendas del Triangulo del Diablo, incluso ha sido descrito por el explorador histórico Cristóbal Colón. Él en su viaje una vez se refirió a la presencia de bolas de fuego que chocaban contra las aguas en el Triangulo de las Bermudas. Y así como ellas, también avistaron él y su tripulación luces resplandecientes dentro de las aguas de las que no podía hallar ninguna justificación.

Bien, no todos son misterios sin resolver dentro de esta zona tan oscura. La ciencia pudo dar respuesta a este fenómeno impresionante con un elemento que nadie se esperaba pudiera existir: gusanos fluorescentes.

Odontosyllis enopla, especie única de las aguas del Triángulo de las Bermudas.

Pues si, tal como existen las luciérnagas y otros animales capaces de resplandecer en la oscuridad; el mar del Triangulo de las Bermudas está plagado de Odontosyllis enopla, una especie de gusanos capaces de brillar en la oscuridad gracias a la enzima luciferasa, que al oxidar el compuesto llamado luciferina en las aguas, libera haces de fotones.

Lo increíble es que esta especie animal es única del Triangulo de las Bermudas; pues los científicos no han encontrado hasta ahora ninguno otro de estos gusanos en otros territorios del planeta.

En sus entrañas, el Triangulo de las Bermudas alberga una ciudad misteriosa…

Y si pensabas que los anteriores misterios interesantes, pero estremecedores, no eran suficientes, pues permítenos decirte que las historias dentro de esta zona no acaban: ahora sabemos que una ciudad desconocida y milenaria se encuentra dentro de las profundidades de sus mares.

La ingeniera marina Pauline Zalitzki, junto a su esposo, Paul Weinzweig, descubrieron cerca de la costa de Cuba, una zona hundida repleta de estructuras de piedra y granito similares a pirámides y formaciones circulares; una arquitectura que se asemeja mucho a las ciudades de los primeros siglos del hombre.

¿La ciudad perdida de Atlantis?

Se dieron cuenta de que dichas formaciones, creadas no por factores naturales, cuentan con al menos 200.000 años de antigüedad. Podría haber existido vida en esa zona, antes de que el territorio se hundiera y quedara completamente sumergido bajo las aguas.

¿Estamos frente a la posible y legendaria tierra de Atlantis? Por ahora, no se han podido tener más detalles sobre el pasado de esta extraña ciudad que para muchos, tuvo que albergar civilización alguna vez, desaparecida por motivos desconocidos.

Vientos y mares demoledores, así es el Triangulo del Diablo

¿Qué ocasiona que hayan tantos naufragios, aviones estrellándose en las aguas o perdidos, y accidentes parecidos dentro del Triangulo de las Bermudas? Los científicos intentan arduamente por ofrecer una respuesta razonable y lógica para ponerle fin a dicho misterio.

Hasta ahora, las condiciones de esa zona del mar los apoyan en ciertas hipótesis. Las olas por ejemplo, van de los 18 hasta alcanzar los 30 metros de altura, mientras que, al parecer, los vientos son asesinos.

La formación de nubes hexagonales en el cielo que cubre el Triangulo de las Bermudas produce corrientes de aire con velocidades exageradas, de hasta 170km por hora.

Tormentas, tanto de agua como de aire, parecen barrer con todo lo que hay a su paso en esta zona considerada maldita. La raíz de las causas naturales que llevan a este resultado, sin embargo, permanecen ocultas al conocimiento del humano…

Mientras tanto, el Triangulo del Diablo sigue siendo temido y considerado como un lugar que deberías de evitar a toda costa.

También te puede interesar:

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.