Los 5 mejores aditivos para hormigón

aditivos para hormigón

En el campo de la construcción, no existe un material más imprescindible que el hormigón. Fueron los antigûos griegos quienes lo usaron por primera vez, y hasta al presente, no ha parado de evolucionar. En la actualidad, resulta totalmente imprescindible en todas las construcciones a nivel mundial, y gracias a los avances tecnológicos, han surgido una serie de aditivos para hormigón que brindan propiedades adicionales a este elemento tan importante. 

El hormigón surgió en Grecia, hace más de 500 a.C. en vista de la creciente civilización y el auge de las edificaciones más grandes y resistentes. Esto, originó como consecuencia la necesidad de usar pastas para permitir la unión de las estructuras de forma más estable. En primera instancia usaron elementos como la arcilla, el yeso y la cal, pero no eran muy resistentes al paso del tiempo, ni a las condiciones climáticas. Es por ello, que empezaron a mezclar diferentes elementos; piedra caliza calcinada, agua, arena, rocas trituradas o tejas y ladrillos rotos, de esta manera surgió por vez primera el hormigón.

La cualidad principal de este elemento es que puede ser moldeado y adaptado a casi cualquier forma, además funciona como agente para unir estructuras y otros materiales. Cabe destacar que en latinoamérica se le conoce como concreto, y procede del latín «concretus» que significa «unir», dada las cualidades antes mencionadas. 

¿Cómo funciona el hormigón?

El concreto u hormigón generalmente se compone de 3 materiales fundamentales; los áridos, el conglomerante y el agua. Los elementos áridos, son todos aquellos que se originan por la pulverización de diferentes tipos de rocas, tales como las silíceas, calizas, granito, etc. Por su parte, los elementos conglomerantes  son los que tienen la capacidad de unir y dar cohesión a los materiales, gracias a la reacción química que se produce en su masa. El cemento en la actualidad es el principal conglomerante usado.  

Al mezclar los elementos conglomerantes con el agua, se crea una pasta que con el paso del tiempo se endurece y fragua, formando así el hormigón o concreto. Si bien es cierto, los elementos áridos no hacen parte en el proceso de fraguado y endurecimiento, pero aportan propiedades mecánicas del concreto

Tal y como habíamos comentado en líneas anteriores, una de las propiedades más interesantes del hormigón, es su capacidad de maleabilidad para adaptar formas. Esto le da a los constructores la posibilidad de crear edificaciones con diferentes formas y tamaños. Adicionalmente, gracias a los avances tecnológicos, han surgido una serie de aditivos para hormigón, que le profieren muchas más capacidades y características. 

A continuación, te describiremos los 5 aditivos para hormigón más usados en la actualidad

Mejores aditivos para hormigón

aditivos para concreto
Los aditivos para hormigón aumentan la calidad y la resistencia de las estructuras.

Mientras menos agua se use en la composición del hormigón, mejor será la calidad del mismo. Aún así, resulta totalmente necesaria la utilización del agua para el amasado del mismo. Es por ello que los científicos se han dado a la tarea de crear aditivos, para reducir la cantidad de agua y la cantidad de cemento al momento de producir concreto

Cabe destacar que, los aditivos para el concreto tienen otras funcionalidades y características, que dependen del tipo usado. 

1 – Fluidificantes

Los aditivos fluidificantes son aquellos que se usan para que las pastas tengan más fluidez, sin necesidad de aumentar la dosis de agua. De esta manera, los morteros y hormigones son mucho más maleables y trabajables, facilitando la construcción, sin arriesgar la calidad.

Mediante los fluidificantes, se puede disminuir hasta un 10% del agua al momento de conformar el hormigón. De acuerdo al fabricante de aditivos Chryso, los fluidificantes permiten la fabricación de hormigones de muy buena calidad y durabilidad, usando una relación de agua y concreto relativamente baja, homogénea y sin segregación. 

Ventajas de los aditivos fluidificantes

  • Incrementa la maleabilidad
  • Facilita la puesta en obra
  • Mejora la calidad del hormigón, por lo que es más seguro y resistente
  • Acabados más limpios y estéticos 

2 – Plastificantes

Los plastificantes son los aditivos para hormigón más frecuentes, debido a su excelente adaptabilidad. Estos aditivos incrementa la trabajabilidad y plasticidad de hormigón, reduciendo la cantidad de agua. Para ello, se necesita la incorporación de materiales para complementar la granulometría de material, mejorando considerablemente la maleabilidad en estado fresco. 

Este tipo de aditivo, poseen propiedades dispersantes, que mejoran el proceso de hidratación del cemento, permitiendo la fabricación de concretos de mucha más resistencia y durabilidad. Están compuestos de polímeros lignosulfonatos, los cuales son aditivos plastificantes que se extraen de la celulosa. Estos polímeros, ayudan a reducir la cantidad de agua necesaria para fabricar el hormigón. 

También te puede interesar: Top 5 grandes obras de ingeniería hidráulica 

Ventajas de los aditivos plastificantes:

  • Incrementa la trabajabilidad del hormigón fresco
  • Más eficiencia en cuanto a la relación a/c
  • Reduce la segregación del concreto 

3 – Hidrófugo

Los aditivos hidrófugos son aquellos que poseen propiedades impermeables que hacen que la construcción posea mayor resistencia y durabilidad en presencia de agua. Son usados principalmente en estructuras que tengan contacto directo con el agua, y en sótanos que no tengan más de 10 metros de profundidad. Por otro lado, los aditivos hormigón hidrófugo también se usan en espacios dónde no se requiera un acabado especial, tales como aparcamientos y talleres, donde pudiera haber presencia de filtraciones.

Básicamente este aditivo para hormigón, la confiere a la construcción resistencia al agua y a cualquier otro líquido que pueda generar deterioro o daño a las construcciones. Gracias a sus partículas de alta densidad, disminuyen la cantidad de partículas finas de los elementos conglomerantes, de esta manera reduce la porosidad del concreto

Ventajas de los aditivos hidrófugos

  • Resistentes al agua y a otros liquidos
  • Mayor durabilidad
  • Menor porosidad 

4 – Superfluidificantes

Reducir la cantidad de agua para la fabricación de hormigón es uno de los mayores retos en la construcción. Es allí donde los aditivos superfluidificantes toman protagonismo, ya que una de sus principales características es la reducción de agua al momento de formar el concreto, sin necesidad de disminuir la trabajabilidad del hormigón. 

Los aditivos superfluidificantes están compuestos básicamente de aluminato tricálcico (C3A) y alcalinos, que hacen efecto en el cemento, formando una pasta más densa y homogénea. 

Ventajas de los aditivos superfluidificantes

  • Al formar una pasta más densa, es más fácil bombear y rellenar encofrados. Además, existe mayor compacidad
  • Reduce el riesgo de fisuración y porosidad
  • Aumenta la impermeabilidad de las estructuras
  • Incrementa la resistencia mecánica y hay menor riesgo de deformación
  • Son más resistentes al fuego  

5 – Aireantes

Los aditivos aireantes o también conocidos como oclusores de aire, tienen la capacidad de producir burbujas de aire dentro del hormigón, con diámetros de entre 25 y 200 micras. Estas burbujas, permanecerán dentro del hormigón y morteros bien sea si está fresco o endurecido. Gracias a dichas burbujas, el hormigón tendrá mucha más fluidez, menor segregación y exudación en estado fresco. 

El aire funciona como una partícula que no permite la absorción de agua, además forma rodamientos para mejorar el corrimiento entre los áridos. Por otro lado, ayuda incrementar la durabilidad y resistencia al hielo-deshielo en estado endurecido. 

Ventajas de los aditivos aireantes: 

  • Mayor fluidez, menor segregación y exudación en el hormigón fresco
  • Incrementa la resistencia al hielo y al deshielo en estado endurecido
  • Son excelentes para obras marítimas hidráulicas
  • Tienen especial resistencia para los ambientes con bajas temperaturas 

Como hemos visto, los aditivos para hormigón tienen una serie de ventajas que los convierten en una elección casi segura para cualquier constructor. Entre las principales ventajas que podemos resumir están; promueven una puesta en obra más eficiente, las estructuras son más homogéneas y resistentes, ayudan al hormigón a resistir en condiciones ambientales agresivas. Por otro lado, las obras se entregan mucho más deprisa, hay cierta disminución del costo de la mano de obra. Además, los aditivos le permiten a los arquitectos y diseñadores mucha más libertad al momento de diseñar las estructuras, ya que le otorgan mucha más trabajabilidad al hormigón. 

También te puede interesar: 5 razones para elegir las duchas de obra sobre las bañeras

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.